fbpx

El papel crucial de las habilidades blandas en la selección de candidatos para empresas de staffing & recruiting

En el mundo empresarial, la especialización es, con frecuencia, la clave para llegar a triunfar. Por eso, de un tiempo a esta parte, las organizaciones han estado externalizando ciertas funciones y dejándolas en manos de auténticos especialistas. 

A fin de que esas tareas de gestión, que son necesarias pero no están vinculadas directamente con la rentabilidad del negocio, sean llevadas a cabo por un equipo independiente y centrado en una única labor. Esto es lo que ha provocado que las empresas de staffing and recruiting se hayan hecho tan populares.

Su trabajo se centra en la selección de personal. Proporcionando a las empresas candidatos que se ajustan a la perfección a las necesidades de estas.

De manera que las organizaciones pueden prescindir de su departamento de Recursos Humanos o, al menos, liberar a este de la tarea de hacer la selección de personal, que es compleja y lleva mucho tiempo.

La empresa de staffing y recruiting está especializada en encontrar a los mejores candidatos para otras empresas. Pero, a la vez, debe asegurarse de que cuenta en su plantilla con el personal mejor capacitado para hacer frente a la tarea de reclutamiento.

La labor de selección de personal requiere que quienes la llevan a cabo 

dispongan de un buen abanico de habilidades blandas. Por eso, cuando las empresas de staffing están buscando personal para ellas mismas, deben evaluar muy bien este tipo de capacidades entre los candidatos.

Tabla de contenidos

Las habilidades blandas de los reclutadores

Los especialistas en selección de personal deben poseer una serie de habilidades blandas que son clave para poder llevar a cabo su trabajo de forma efectiva y eficiente. 

Un reclutador con buenas habilidades blandas tiene mayor capacidad para identificar a los buenos candidatos de forma rápida. Además, establece relaciones sólidas con los aspirantes, ayudando así a mejorar la experiencia de estos a lo largo del proceso de selección.

Las que exponemos a continuación son las habilidades blandas esenciales para un especialista en reclutamiento. Son las que deben buscar las empresas de staffing and recruiting cuando seleccionan nuevos empleados para su propia plantilla.

Comunicación efectiva

En un proceso de selección, la interacción del especialista con los gerentes, sus colegas y los candidatos es algo habitual. De ahí la importancia de que se lleve a cabo de la mejor forma posible.

Esta habilidad le permite al especialista en selección estar al tanto de las necesidades y expectativas de la empresa para la que debe buscar un buen candidato. Cuanto mejor sea la capacidad de comunicación del reclutador, más fácil podrá determinar qué habilidades y características son prioritarias para el rol vacante.

Además, el reclutador tiene que ser capaz de comunicar de forma clara y precisa a los aspirantes al puesto los requisitos para el mismo y las responsabilidades que forman parte de él.

Una descripción precisa y comprensible del puesto de trabajo, es esencial para atraer a candidatos talentosos que se amolden a lo que está buscando la empresa. Lo cual supone un ahorro de tiempo para todos los implicados en el proceso. 

La capacidad de comunicación del reclutador también le ayudará a proporcionar retroalimentación constructiva a los candidatos, hayan sido seleccionados o no. Así como a resolver sus dudas durante el proceso, y a comunicar de una forma positiva que han sido descartados.

Empatía

Esta es una habilidad blanda esencial en todos los puestos de trabajo, porque en todos ellos hay que estar en contacto en mayor o menor medida con otras personas. Y es la empatía la que nos permite crear relaciones sólidas y demostrar comprensión hacia las circunstancias individuales de cada individuo.

En el caso de la selección de personal, la empatía es fundamental, porque facilita al seleccionador ponerse en el lugar del candidato y comprender sus experiencias pasadas. Entendiendo mejor la forma en que estas pueden contribuir al éxito o al fracaso en el puesto al que aspira. Dando como resultado una evaluación más completa y más justa de sus habilidades. 

Además, la empatía contribuye a construir relaciones positivas entre el encargado de la selección y los candidatos. Esto logra que estos se sientan más cómodos y se muestren como son realmente.

Si el responsable de la selección es empático, puede reconocer sus propios sesgos inconscientes y asegurarse de que estos no se conviertan en un obstáculo a la hora de valorar a una persona.

Por último, no podemos olvidar que un proceso de selección puede ser emocionalmente desafiante para los candidatos. Si el encargado de las pruebas de reclutamiento se muestra empático y ofrece apoyo emocional, la experiencia será más positiva para los participantes.

Adaptabilidad

Un especialista en selección que trabaja en una empresa de staffing and recruting necesita tener una gran capacidad de adaptación ante los cambios y las exigencias de las empresas para las que busca candidatos.

Como cada empresa es diferente y tiene sus propias necesidades, aquí los procesos de selección nunca son homogéneos. Tienen que adaptarse según el caso concreto. En consecuencia, el reclutador debe ser capaz de trabajar con diferentes estrategias y enfoques, haciendo frente a múltiples desafíos.

Ha de ajustar su enfoque y sus prioridades a los de la empresa para la que busca candidatos. Asegurando en todo caso la calidad y eficacia del proceso de selección.

Si es una persona adaptable, le resultará más sencillo trabajar con diferentes perfiles de candidatos de forma simultánea. Desde empleados destinados a puestos técnicos a candidatos para puestos de liderazgo. Porque cada reclutador de una empresa de staffing y recruiting lleva diferentes procesos de selección a la vez, y tiene que amoldarse rápidamente de uno a otro.

Además, los procesos de selección nunca están exentos de inconvenientes. Puede ocurrir que la empresa decida que debe cubrir el puesto en menos tiempo del previsto, o que no aparezcan candidatos con determinadas habilidades o capacidades. Si el reclutador tiene la adaptabilidad entre sus habilidades blandas, puede identificar y afrontar los desafíos de una forma proactiva, buscando estrategias que le ayuden a superar de manera eficaz los obstáculos que se está encontrando.

Pensamiento crítico

Aunque hoy en día la tecnología resulta de mucha ayuda a la hora de analizar y comparar datos dentro de un proceso de selección, el trabajo realmente importante recae sobre los hombros del reclutador. Que es el encargado de tomar decisiones informadas. Por ejemplo, decidir quién sigue adelante y quien no dentro de un proceso de selección.

Para ello va a tener que analizar diferentes informaciones que van desde el currículum de los aspirantes al resultado de test psicométricos o de entrevistas por competencias. Intentando hacer una evaluación de cada candidato que sea lo más objetiva y justa posible. De ahí que el pensamiento crítico sea una habilidad esencial en estos profesionales.

Este ayuda a identificar de forma precisa las habilidades que son necesarias en un determinado puesto de trabajo y a detectarlas en los candidatos. 

También es útil a la hora de llevar a cabo entrevistas personales, porque permite la construcción de preguntas relevantes y profundizar en las respuestas que dan los candidatos. Obteniendo así un perfil más completo sobre la personalidad, las habilidades y la experiencia de los aspirantes.

Como decíamos antes, los procesos de selección no están exentos de obstáculos y desafíos. Y resulta que esta habilidad blanda que estamos analizando resulta muy útil para abordar los problemas de una manera más efectiva y encontrar soluciones creativas.

Gestión del tiempo y organización

La agenda del reclutador está llena de tareas: revisión de currículums, preparación de entrevistas, coordinar agendas con los candidatos, realización de pruebas, mantener la comunicación con los aspirantes, etc. Con tanto por hacer, el estrés puede aparecer y bloquear el avance de los procesos de selección de empresas que están esperando a recibir el candidato idóneo.

En cambio, una persona con una buena habilidad para gestionar de forma efectiva su tiempo de trabajo, es capaz de asegurar que cada etapa del proceso se lleve a cabo en su debido momento, sin demoras innecesarias.

La capacidad para gestionar el tiempo también ayuda a mantener la agenda bien organizada y a conseguir que todas las partes involucradas estén disponibles en el mismo momento. Evitando así que los candidatos tengan que esperar demasiado para recibir una respuesta sobre su avance dentro del proceso de selección.

Dada la acumulación de tareas que puede producirse en este trabajo, también resulta esencial que los reclutadores sean capaces de priorizar las tareas según su nivel de importancia y de urgencia. Esto les permite dedicar tiempo suficiente a actividades críticas dentro del reclutamiento.

En última instancia, un especialista que es capaz de organizar y gestionar su tiempo y sus tareas, sufre menos estrés y es más eficiente en su trabajo.

Hemos repasado cinco habilidades blandas que son esenciales en el perfil de las personas que trabajan seleccionando personal en empresas de staffing and recruiting. Pero podríamos destacar muchas otras como la capacidad de trabajar en equipo o la resiliencia.

Lo importante es que quede claro que, para conseguir especialistas que sean capaces a su vez de encontrar a los mejores candidatos para cubrir puestos de trabajo en las empresas clientes, las organizaciones dedicadas al staffing and recruiting tienen que asegurarse de que estos cuenten con unas habilidades blandas que son esenciales para hacer su trabajo con la mayor eficacia posible.

Deja un comentario



Etiquetas populares


Publicaciones recientes


RESERVA TU DEMO

Ahora puedes probar nuestra demo antes de contratar el servicio. Así podrás descubrir todo el potencial de nuestro software.