fbpx

+57 601 5898562

+56 2 2595 2851

+52 55 4161 3942

Potencia tu crecimiento: 5 herramientas y recursos imprescindibles para desarrollar tu liderazgo al máximo

¿El líder nace o se hace? Esta duda tan común no tiene una respuesta única. Hay quienes nacen con una capacidad natural de liderazgo y quienes la van desarrollando a lo largo de su vida, a través de las experiencias que construyen su personalidad.

En realidad, no importa si estamos ante un líder natural o uno hecho a sí mismo. Lo que todas las personas con la habilidad de liderar tienen en común, es que son conscientes de que necesitan progresar.  Porque las habilidades y capacidades que hoy en día son esenciales para ponerse al frente de un equipo de trabajo, podrían no serlo en el futuro.

De hecho, quienes ahora rondan los 50 y acumulan ya muchos años de experiencia laboral a su espalda, han visto de primera mano cómo han cambiado los roles desde el jefe de hace unas décadas al líder de la actualidad.


Son los líderes los responsables de guiar a su empresa en su camino para seguir progresando. Para ello, deben ser capaces de adaptarse a los cambios y continuar mejorando. Por eso, en esta ocasión, queremos repasar cinco herramientas y recursos que pueden ayudar a potenciar y desarrollar el liderazgo de las personas. ¡Toma buena nota!

Tabla de contenidos

Curso de improvisación

Podríamos haber empezado este repaso por herramientas típicas como el coaching ejecutivo o los MBA, pero queremos ir un paso más allá y ayudar a los líderes a pensar fuera de la caja y buscar alternativas que les ayuden a su desarrollo y que se salgan de lo estandarizado.

No es necesario que el líder aspire a convertirse en un gran actor, ni tan siquiera que tenga interés por las artes escénicas. Basta con que tenga la voluntad de desarrollar todavía más las capacidades que le están ayudando en su carrera profesional como directivo.

En este sentido, un curso de improvisación puede resultar una herramienta especialmente útil, de la que se pueden extrapolar muchos conocimientos interesantes:

Pensamiento creativo y solución de problemas

La improvisación teatral fomenta la creatividad y la capacidad de pensar de manera rápida y efectiva. Que resulta ser justo lo que las empresas esperan de sus líderes: que tengan la capacidad para hallar soluciones efectivas a los problemas en un tiempo récord.

A través de esta fórmula teatral, la persona aprende a llevar su pensamiento más allá de lo común y a adaptarse a escenarios que pueden cambiar de un momento a otro.

Comunicación efectiva

¿Se puede ser líder si no se es un buen comunicador? A día de hoy no, porque la comunicación efectiva es una habilidad blanda esencial en todos aquellos que tienen que ponerse al frente de equipos de trabajo.

En los cursos de improvisación los alumnos aprenden a escuchar activamente y a expresarse con claridad, utilizando tanto el lenguaje verbal como el no verbal.

Para los líderes, que deben practicar una comunicación persuasiva, entender y comprender todo lo que transmite su cuerpo cuando hablan es una buena manera de asegurarse de que el mensaje se está recibiendo tal y como se desea transmitirlo.

Toma rápida de decisiones 

Un actor de improvisación tiene que ser capaz de tomar decisiones de manera instantánea. Buscando que la elección realizada sea la mejor para él, esa que le permita brindar una buena interpretación.

En el caso de los líderes, desarrollar la capacidad de tomar decisiones rápidas y con total confianza es fundamental para poder hacer frente a situaciones de crisis.

Aceptación de la incertidumbre

Aunque veamos a los actores de improvisación muy seguros sobre el escenario, ¿cómo pueden estarlo si no saben a lo que se exponen? No tienen guion ni una escena predefinida, no saben lo que tienen que hacer, y se muestran totalmente confiados. Esto se debe a que han aprendido a aceptar la incertidumbre.

Lo desconocido no les da miedo porque saben que tienen la capacidad de adaptarse rápidamente y salir airosos mediante la toma de las mejores decisiones posibles. Esto, aplicado al liderazgo, resulta ser una cualidad esencial para poder responder de forma eficaz en entornos complejos y cambiantes.

Hacer labores de voluntariado

Realizar labores de voluntariado no solo es una experiencia personal muy grata, también puede ser una actividad que ayude a desarrollar las capacidades de liderazgo.

Si los directivos sacan algo de tiempo libre y lo destinan a participar en actividades en las que puedan ayudar a los demás, van a descubrir que se les abre todo un mundo de posibilidades.

Trabajo en equipo

Es habitual que las labores de voluntariado se desarrollen en equipo. El líder, que en este caso no lo será, puede entrar de lleno en la dinámica de un equipo de trabajo y entender su funcionamiento desde el interior.

Al ser uno más, el líder puede practicar sus habilidades básicas de trabajo en equipo y potenciarlas todavía más. Si lo hace bien, puede conseguir que el trabajo de los voluntarios sea mucho más efectivo, algo que beneficiará a quienes reciben su ayuda, por lo que estamos ante un “gana gana”.

Empatía y comprensión

Voluntarios hay de todo tipo, con diferentes niveles de formación, experiencias vitales, edad, etc. También las personas que necesitan ayuda de los voluntarios son muy diferentes entre sí.

Para el líder, ejercer el voluntariado implica estar en contacto directo con perfiles de personas muy diferentes a aquellos que están habitualmente en su entorno. Esto le va a ayudar a desarrollar su empatía y la capacidad para comprender las necesidades y las perspectivas de otras personas. Algo que le resultará especialmente útil cuando llegue el momento de estar al frente de su equipo, porque comprenderá mejor a cada uno de sus miembros.

Gestión del tiempo

A ningún voluntario le sobra el tiempo libre. Todos ellos hacen auténticos malabarismos para cumplir con sus responsabilidades personales, laborales y, a la vez, ayudar a los demás.

En este entorno, el líder puede aprender mucho sobre cómo administrar de una manera más eficiente su tiempo. Aprendiendo a establecer prioridades y a trabajar de una manera más efectiva.

Resiliencia

Cuando se plantea una acción de voluntariado no siempre los resultados son los esperados. Esto hace que los voluntarios sean personas muy resistentes a la frustración y resilientes. Aceptan que las cosas pueden salir mal, aprenden de ello y continúan mejorando.

No cabe duda de que desarrollar esta capacidad es esencial para cualquier persona que aspire a ser un líder.

Practicar deporte

El deporte es una de las herramientas más poderosas que existen para desarrollar las capacidades de liderazgo, especialmente si se practica en equipo o, siendo individual, se realiza en compañía de otras personas.

Gestión de conflictos

Una habilidad básica del líder que se puede aprender durante la práctica de deporte es la gestión de conflictos. Aunque el espíritu deportivo siempre debe imperar, cualquier campo de juego puede ser el escenario de una disputa entre compañeros de equipo o con los rivales.

Es precisamente el espíritu deportivo el que empuja a buscar una solución dialogada al problema. Y es aquí donde el líder puede desarrollar su capacidad de resolver disputas de una manera constructiva.

Estrategia y planificación

En el deporte no todo depende de la forma física. Detrás de cada partido ganado hay una cuidada estrategia y una planificación detallada de cómo deberían desarrollarse las jugadas. Qué es lo mismo que hacemos en las empresas cuando perseguimos un objetivo.

Al hacer ejercicio, el líder aprende a desarrollar nuevas estrategias y a planificar acciones que le lleven a su meta. Una habilidad que le será muy útil cuando cambie la ropa deportiva por el traje.

Autoconciencia y autodisciplina

El deporte nos enseña a ser conscientes de nuestras debilidades y nuestras fortalezas. Es un camino al autoconocimiento y hacia una mayor disciplina sobre las propias emociones y las reacciones.

En el caso de los líderes, ser más conscientes de sus puntos débiles y fuertes, y controlar sus reacciones, es de gran ayuda para mantener la calma en las situaciones complicadas y ver en qué tienen que mejorar.

Practicar mindfulness

El mindfulness busca ayudar a las personas a ser conscientes del momento presente, pero sin juzgar, y esto es algo que puede contribuir al desarrollo de habilidades que son esenciales cuando se trata de ejercer el liderazgo.

Gestión del estrés

Un líder estresado es un mal líder, porque si él está nervioso, todos los miembros del equipo lo estarán. Por tanto, una habilidad esencial para quien guía a los demás es la de tener el estrés bajo control.

En este sentido el mindfulness resulta muy útil, porque muchas de sus prácticas están orientadas a mantener la calma incluso en situaciones de alta presión.

Liderazgo inspirador

Los líderes que se han formado en mindfulness pueden inspirar a su equipo con su comportamiento. Si se muestran calmados, comunicadores, empáticos y compasivos, estas cualidades se van a “contagiar” a los demás.

El resultado es un equipo más motivado y un entorno de trabajo que resulta mucho más agradable para todos.

Charlas TED

Las charlas TED son conferencias centradas en tecnología, entretenimiento y diseño, que corren a cargo de especialistas. Suelen ser amenas y no duran demasiado, por lo que siempre es posible encontrar un hueco para visionar alguna a través de canales como Youtube.

En estas charlas suelen presentarse ideas innovadoras y perspectivas motivadoras que pueden aplicarse a nivel personal y profesional, lo que puede ser de utilidad para los líderes.

Aprendizaje de expertos

Un buen líder es consciente de que siempre tiene margen de mejora. Y no hay nada mejor para él que poder seguir aprendiendo de la mano de los mejores.

Las charlas TED son una buena fuente de información para estar al tanto de nuevas tendencias y oportunidades. Algo que ayudará al líder a mantenerse actualizado y a detectar vías de mejora para su empresa.

Desarrollo del pensamiento crítico

Este tipo de charlas desafían al pensamiento convencional y nos dan una perspectiva diferente frente a determinados problemas sociales o empresariales.

Para los líderes, visualizar este tipo de conferencias es una forma de desarrollar su pensamiento crítico. Una habilidad que les ayudará a cuestionar el status quo establecido y les permitirá tomar mejores decisiones.

Potenciar la capacidad de liderazgo es algo que puede hacerse fuera de las vías convencionales. Además, mejorar estas habilidades no solo beneficia a quien se desarrolla profesionalmente sino también a todas las personas que trabajan con él, así como a la empresa en su conjunto.

Deja un comentario



Etiquetas populares


Publicaciones recientes


RESERVA TU DEMO

Ahora puedes probar nuestra demo antes de contratar el servicio. Así podrás descubrir todo el potencial de nuestro software.