fbpx

+57 601 5898562

+56 2 2595 2851

+52 55 4161 3942

+34 919 49 63 32

Los modelos de liderazgo inclusivo y cómo implementarlos

Existen muchos tipos de liderazgo, cada uno con puntos a su favor. Por eso, no siempre resulta sencillo escoger entre unos u otros. No obstante, de vez en cuando, aparecen modalidades que se convierten en tendencia, porque se adaptan a lo que el mercado laboral demanda en ese momento.Y eso es justo lo que está ocurriendo ahora con el liderazgo inclusivo.

Una forma de dirigir equipos de trabajo que fomenta la participación y la diversidad en la empresa. Valorando a todo el mundo por  igual, con independencia de factores como su raza, su origen, su género, su edad, etc.

Tabla de contenidos

¿En qué consiste el liderazgo inclusivo?

Es un enfoque de liderazgo que pone el foco en la creación de un entorno de trabajo en el que todos los miembros del equipo se sientan valorados por igual, respetados, y con las mismas oportunidades. Sin que importen factores que están relacionados con su identidad.

En un contexto en el que la fuerza laboral es cada vez más diversa y global, el liderazgo que promueve la equidad, la colaboración y la innovación, es uno de los más demandados. Porque su estilo de gestión es especialmente eficaz a la hora de sacar partido de las diversas ideas, experiencias, pensamientos y perspectivas de sus equipos.

Las empresas con líderes inclusivos son percibidas como buenos lugares para trabajar, lo que les ayuda a atraer y retener el talento. 

Por todo ello, contar con un líder inclusivo es una importante fuente de ventaja competitiva que no hay que pasar por alto.

Modelos de liderazgo inclusivo

Las grandes compañías y los pensadores vinculados con el campo de los Recursos Humanos han establecido diferentes modelos de liderazgo inclusivo:

Modelo de los seis comportamientos de Deloitte

La compañía ha identificado seis comportamientos clave que están presentes en los líderes con orientación inclusiva, que son los pilares para construir una cultura de inclusión en cualquier organización.

  1. Compromiso. Muestran una genuina preocupación por convertir la diversidad y la inclusión en una realidad, y esto se transmite en sus acciones y decisiones.
  2. Coraje. No tienen miedo de desafiar el status quo. Si es necesario para promover la equidad y la diversidad, no dudan en asumir riesgos.
  3. Conciencia. Son conscientes de que ellos también se ven afectados por sesgos y prejuicios, pero trabajan de forma activa para superarlos.
  4. Curiosidad. Tienen interés en los demás y en comprender las perspectivas y experiencias de otros, algo que consiguen a través de la escucha activa.
  5. Inteligencia cultural. Su alto nivel de inteligencia cultural les permite gestionar las diferencias culturales que pueden surgir dentro del equipo.
  6. Colaboración. Se encargan de fomentar un entorno de colaboración en el que se valoran las diferencias y se aprovechan estas para alcanzar objetivos comunes de manera más eficiente.

Modelo de los cinco principios de Catalyst

La entidad especializada en la promoción de la inclusión en el lugar de trabajo, propone un modelo de liderazgo inclusivo basado en cinco pilares:

  1. Responsabilidad personal. Estos líderes se implican personalmente en la creación de un entorno inclusivo y equitativo.
  2. Confianza y transparencia. Crean relaciones que se basan en la confianza y la transparencia.
  3. Comunicación abierta. Promueven la comunicación abierta para que todo el mundo se sienta cómodo a la hora de expresar sus ideas y preocupaciones.
  4. Colaboración y apoyo. Saben aprovechar las fortalezas individuales de cada uno para lograr el éxito colectivo.
  5. Reconocimiento y valoración de la diversidad. Valoran la diversidad de pensamientos, de experiencias y habilidades, y la integran a la hora de tomar decisiones y resolver problemas.

Modelo de liderazgo adaptativo de Heifetz y Linsky

Estos expertos en liderazgo creen que la clave del éxito del  liderazgo inclusivo está en su capacidad de adaptación a entornos cambiantes y complejos. Algo que se consigue gracias a:

  1. Diagnóstico del sistema. El líder comprende el sistema organizacional y las dinámicas culturales, lo que le permite identificar desafíos y oportunidades para la inclusión.
  2. Desafío del statuts quo. Si hay normas o prácticas que pueden estar causando exclusión o inequidad, no duda en oponerse a ellas.
  3. Fomento de la diversidad de pensamiento. Involucra diferentes voces en el proceso de toma de decisiones y resolución de problemas para fomentar la innovación y la creatividad.
  4. Desarrollo de capacidades. Se involucra a la hora de ayudar a los empleados a desarrollar habilidades y competencias que son esenciales para trabajar de forma eficaz en un entorno diverso e inclusivo.

Modelo de liderazgo transformacional de Bass y Avolio

Estos especialistas en liderazgo transformacional también dan protagonismo a la inclusión. Entendiendo que el líder se centra en motivar a sus equipos hacia un cambio positivo en el que la inclusión es imprescindible. 

En este modelo destacan:

  1. Visión e inspiración. El líder es capaz de articular una visión inclusiva que inspira y motiva a todos los miembros de su equipo y los impulsa a trabajar por un objetivo común.
  2. Estímulo intelectual. Desafía las ideas preconcebidas y valora la aportación de nuevas perspectivas.
  3. Consideración individualizada. Pone atención a las necesidades individuales de sus empleados, ofreciendo apoyo y mentoría personalizada cuando hace falta.
  4. Modelo a seguir. Él mismo es un modelo de conducta inclusiva y equitativa. Demuestra los valores que defiende la organización en cada una de sus interacciones y decisiones.

Modelos de los cuatro roles de Zenger y Folkman 

La teoría del líder extraordinario de Zenger y Folkman defiende que los grandes líderes son los que marcan la diferencia en comparación con aquellos que son simplemente buenos. Para llegar a ese grado de excelencia, tienen que ser inclusivos y, para ello, deben asumir cuatro roles:

  1. Visionario. El líder inclusivo extraordinario tiene que ser capaz de definir y comunicar una visión clara de la inclusión que guíe las acciones y decisiones de la organización.
  2. Desarrollador de gente. Invierte tiempo y recursos en el desarrollo profesional y personal de los miembros de su plantilla. Creando una ambiente en el que todos puedan crecer y prosperar.
  3. Habilitador de colaboración. Se encarga de crear las condiciones que facilitan la colaboración efectiva entre personas que tienen diferentes orígenes y habilidades.
  4. Modelo de integridad y ética. Siempre actúa de forma íntegra y con ética, procurando que las políticas y prácticas de la organización sean justas y equitativas.

¿Cómo se implementa el liderazgo inclusivo?

El liderazgo está en constante evolución y reinvención. Lo que nos sirve hoy tal vez no resulte tan útil mañana. Por eso, es importante no quedarse atrás en esta materia.

Para desarrollar un liderazgo inclusivo hay que implicar a todos los niveles de la organización y dar una serie de pasos que nos van a llevar a la meta que perseguimos en esta ocasión.

Compromiso de la alta dirección

Para llegar al objetivo de ser una empresa diversa e integradora, la alta dirección ha de tener una visión clara sobre lo que suponen los valores de inclusión y diversidad y estar dispuesta a esforzarse para hacerlos realidad.

Si se aboga por una cultura organizacional diversa, los líderes van a tener que empezar a modelar su comportamiento para ser más inclusivos.

Evaluación y diagnóstico inicial

A fin de poder conocer los avances que se van haciendo, es imprescindible estar al tanto de cuál es el punto de partida. Por eso, hay que realizar una auditoría que nos ayude a conocer el estado actual de los niveles de inclusión y diversidad dentro de la organización.

Esto implica recoger datos a través de pruebas como encuestas o entrevistas y hacer un análisis exhaustivo de los mismos.

Establecimiento de políticas y procedimientos inclusivos

Tanto las políticas de contratación como los procesos de evaluación del desempeño y de promoción tienen que virar y volverse más justos y equitativos. Y es que solo así será posible convertir la inclusión en una realidad.

Capacitación y desarrollo

La mayoría de los líderes no han recibido una formación específica en materia de inclusión, así que es necesario capacitarles en esta materia. Para que aprendan a manejar sus sesgos inconscientes, dinámicas de comunicación intercultural y resolución de conflictos en equipos diversos.

Una vez que los líderes tienen la capacitación que necesitan, pueden empezar a trabajar en el desarrollo de programas de mentoría y coaching que ayuden a los empleados a desarrollarse en el campo de la diversidad y la inclusión. 

Promoción de la cultura inclusiva

Llegados a este punto, es hora de crear oportunidades para que todos los empleados puedan participar en la toma de decisiones y se sientan valorados.

Se pueden adoptar diferentes medidas como el reconocimiento público de los empleados de diferentes orígenes, o la creación de canales de comunicación abierta que faciliten que todo el mundo se pueda expresar.

Evaluación y mejora continua

En último lugar, para avanzar hacia el liderazgo inclusivo, es necesario establecer cuáles son los indicadores clave de desempeño (KPI) y aplicar medidas de monitorización que ayuden a medir los resultados y a detectar áreas de mejora.

El liderazgo inclusivo está comprometido con la creación de entornos de trabajo equitativos en los que todas las personas puedan prosperar. Su implementación es un proceso complejo y continuo que requiere de compromiso, planificación y acción a todos los niveles de la organización.

Deja un comentario



Etiquetas populares


Publicaciones recientes


RESERVA TU DEMO

Ahora puedes probar nuestra demo antes de contratar el servicio. Así podrás descubrir todo el potencial de nuestro software.