fbpx

+57 601 5898562

+56 2 2595 2851

+52 55 4161 3942

La estrategia de Recursos Humanos en un entorno de manufactura altamente automatizado

El sector de las manufacturas se viene caracterizando desde hace ya más de un siglo por la automatización de procesos. A medida que ha ido avanzando la tecnología, se han implantado sistemas que permiten una producción más rápida, eficiente y segura. Librando a las personas de hacer tareas penosas y peligrosas.

Sin embargo, no podemos pasar por alto el hecho de que la convivencia entre tecnología y talento no siempre es fácil. Cuanto más se automatizan los procesos, más resistencia al cambio puede surgir entre los empleados, que consideran que quizá su esfuerzo ya no va a ser necesario, porque una máquina o un software va a hacer sus tareas.

En este entorno tan complejo, contar con una buena estrategia de Recursos Humanos es más importante que nunca.

Tabla de contenidos

Un sector pionero en la automatización

El de las manufacturas puede presumir de ser uno de los sectores más avanzados a nivel tecnológico. Y no solo ahora, sino desde hace décadas. 

El proceso de automatización comenzó durante la Revolución Industrial en el siglo XVIII. Cuando llegaron las primeras máquinas impulsadas por vapor y pudo comenzar la producción masiva en sectores como el textil y el del acero.

A principios del siglo XX, la automatización mecánica empezó a hacerse muy popular en las fábricas. Llegaron entonces las cintas transportadoras, y también se implantó el sistema de línea de ensamblaje, que supuso una auténtica revolución en la industria automotriz.

A finales del siglo XX, a medida que la digitalización iba avanzando, las manufacturas comenzaron a incorporar componentes electrónicos y digitales. Como el sistema de control numérico por computadora (CNC) para controlar la maquinaria, o el uso de ordenadores y software para gestionar el inventario.

En las últimas décadas, el sector de las manufacturas ha entrado de lleno en la transformación digital, implementando soluciones de inteligencia artificial (IA) y robótica avanzada.

La impresión en 3D, el internet de las cosas, y el aprendizaje automático, entre otras cuestiones, están transformando la forma en la que se diseñan, producen y gestionan los productos. Estamos en la era de la industria 4.0, lo que también se conoce como la Cuarta Revolución Industrial, y esto implica que la gestión de Recursos Humanos debe adaptarse a este nuevo escenario.

Retos en la gestión de Recursos Humanos en la industria 4.0

La automatización está cambiando de forma radical la forma en que se trabaja en la industria, y esto está afectando a los profesionales de RRHH, que enfrentan ahora una serie de desafíos únicos.

Adaptación a la tecnología emergente

Las nuevas tecnologías implican también un cambio en la forma de trabajar de los profesionales de los Recursos Humanos. Estos deben mantenerse a la vanguardia y comprender y adoptar las nuevas herramientas y sistemas.

Si ellos no son capaces de hacerlo, difícilmente podrán encontrar las fórmulas más adecuadas para que el personal técnico se adapte a los grandes cambios que ya se están produciendo en este tipo de puestos de trabajo.

Gestión del cambio organizacional

La automatización implica ajustes drásticos en la forma de trabajar, y no todos los empleados reciben de buena gana los cambios.

La resistencia frente al cambio es relativamente común en la industria, y los responsables de la gestión de personal juegan un papel clave para liderar y gestionar el cambio. Son ellos quienes deben buscar soluciones para que la plantilla no perciba la tecnología como algo negativo. Esto implica desde suministrar información hasta desarrollar programas de formación.

Aprender más sobre las nuevas habilidades y capacidades

Las habilidades duras y blandas que se necesitan para trabajar en la industria 4.0 no tienen nada que ver con las que se exigían unas décadas atrás.

Esto también supone un desafío para los expertos en Recursos Humanos, puesto que tienen que hacer el esfuerzo de identificar qué habilidades serán necesarias en el futuro. A fin de desarrollar programas de capacitación que ayuden a cerrar las brechas de habilidades existentes en la actualidad y, a la vez, asegurar a la empresa de que cuenta con talento capaz de ajustarse a los cambios que puedan llegar en el futuro.

Potenciar la atracción y retención del talento

Nos encontramos en un momento de pleno cambio, y no hay tantas personas que tengan las habilidades necesarias para asumir con garantía de éxito un rol en la industria. Esto le da todavía más importancia a la capacidad que tienen los expertos en RRHH en atraer talento cualificado y lograr retenerlo en la empresa.

Ha cambiado la tecnología, pero también el perfil de los trabajadores y, por ello, es importante saber qué se le puede ofrecer a las personas para que decidan mantenerse en su puesto en lugar de marcharse a trabajar para la competencia.

Estrategias de Recursos Humanos para un entorno altamente automatizado

Las estrategias de gestión del personal en sectores tan automatizados como el de las manufacturas, se centran en medidas que permitan aprovechar al máximo el potencial de la tecnología, a la vez que se garantiza a los empleados que su talento continúa siendo valioso y esencial para que la organización alcance sus objetivos.

Desarrollo de habilidades digitales

Las estrategias tienen que orientarse hacia la capacitación y el desarrollo de nuevas habilidades digitales en los empleados, y también de habilidades blandas. Esto puede incluir desde nociones de programación a análisis de datos, formación en tecnologías emergentes, y habilidades como la flexibilidad y la adaptabilidad.

La evaluación de competencias resulta ahora más esencial que nunca. Hay que detectar empleados con carencias y empleados que tienen un mayor talento para desarrollar las habilidades que son necesarias en un entorno altamente automatizado. A fin de tomar decisiones sobre el rol que juegan en la empresa y aplicar programas formativos específicos.

Promoción de la colaboración entre humanos y máquinas

La diversidad en los equipos de trabajo alcanza aquí una nueva dimensión, porque incluye a las máquinas.

La mejor forma de demostrarle a los empleados que la tecnología no juega en su contra sino a su favor, es crear equipos interdisciplinares que conjugan el talento humano con la alta capacidad de los sistemas de inteligencia artificial y los robots.

Las máquinas harán las tareas más rutinarias y pesadas, mientras que los humanos podrán sacarle mucho más partido a esos talentos y capacidades que nos hacen únicos.

También es importante diseñar puestos de trabajo centrados en las personas. Que aprovechen las fortalezas (e incluso las debilidades) humanas. Puestos en los que la inteligencia emocional, la empatía, la creatividad y la toma de decisiones tengan un peso trascendental.

Énfasis en el bienestar y la salud laboral

El trabajo en el sector manufacturero es muy exigente a nivel físico y mental. Los empleados se ven sometidos a posturas forzadas durante horas, a realizar movimientos repetitivos, cargar pesos, a soportar el estrés de tener que ser capaces de producir un cierto número de unidades en un tiempo determinado, etc. Por ello, la industria es un sector intensivo en rotación y en absentismo laboral.

Para acabar con esto, las estrategias de RRHH deben orientarse a dar prioridad al cuidado de la salud física y mental de los empleados.

Si las máquinas hacen el trabajo más duro, las personas ya no están sometidas a tantos riesgos laborales. Si, además, se toman medidas proactivas frente al estrés, como implantar medidas de conciliación o potenciar las pausas activas durante la jornada, el resultado es que la plantilla se siente mucho más cómoda y más satisfecha con su trabajo.

Reducir la dureza del trabajo y mejorar las condiciones es esencial para que el sector industrial vuelva a ser atractivo para las generaciones más jóvenes. De esta forma, resultará más sencillo atraer y retener el talento.

Fomentar la innovación y la creatividad

Tradicionalmente, el sistema de producción industrial ha tratado a los empleados como si fueran máquinas. Colocándolos en una cadena de montaje durante horas y horas, haciendo lo mismo día tras día y año tras año.

Ahora que la automatización ha permitido romper ese bucle, no hay que caer en el mismo error al rediseñar los puestos de trabajo.

Las estrategias actuales para una buena gestión del talento en las industrias manufactureras ponen el foco en el fomento de la innovación y la creatividad. Que los empleados se sientan libres de plantear ideas y soluciones que puedan mejorar los procesos o los productos. 

Esta es una ocasión única para que las personas tengan la oportunidad de hacer aportaciones de valor e implicarse más en el proceso de producción en su conjunto, que dejen de verlo como algo ajeno a ellos.

Potenciar el liderazgo transformacional

Cuando se trata de gestionar personas, no podemos olvidar lo fundamental que resulta la figura del líder. Porque este se encarga de inspirar, motivar y guiar a los empleados.

Si queremos que los trabajadores de la industria 4.0 se ajusten a los cambios que implica una automatización masiva, necesitamos que sus líderes estén comprometidos con ese cambio y se conviertan en un ejemplo a seguir. Implementar una estrategia que ayude a lograr este objetivo, es también responsabilidad del departamento de Recursos Humanos.

Cada empresa es única y, por tanto, se pueden adoptar diferentes estrategias y enfoques. En todo caso, la clave del éxito radica en hacer una transición bien gestionada hacia la automatización. Lo que supone informar, formar y comprender a los empleados, y ponerlos en valor.

Deja un comentario



Etiquetas populares


Publicaciones recientes


RESERVA TU DEMO

Ahora puedes probar nuestra demo antes de contratar el servicio. Así podrás descubrir todo el potencial de nuestro software.