Tendencias de Recursos Humanos para 2023

La incertidumbre económica ha sido la tónica durante 2022, y parece que en 2023 esta situación se va a repetir, con una inflación que no encuentra la senda de la moderación y unos precios que siguen disparados. Nadie puede negar que esto va a afectar de lleno a muchas empresas, aunque, como siempre, habrá quien entre la adversidad encontrará una oportunidad para progresar. En cualquier caso, es momento de revisar qué dicen los expertos sobre las tendencias que van a llegar en materia de Recursos Humanos en el futuro más inmediato.

Trabajo híbrido

Las empresas se siguen resistiendo a implantar el trabajo en remoto, pero muchos Estados están aconsejando a su tejido empresarial que se plantee la posibilidad de tener a sus empleados trabajando desde casa, porque el ahorro puede ser más necesario que nunca. No se trata solo de ahorrar dinero, sino principalmente de ahorrar recursos, ya que el suministro de gas es una preocupación real para los países europeos.

Frente a esta situación, parece que la solución perfecta en 2023 será ir por la calle de enmedio: adoptar un modelo de trabajo híbrido. De esta forma, los empleados desarrollarán su labor unos días desde su casa y otros desde la oficina, lo que permitirá a las empresas ahorrar tanto en su factura energética como en alquileres, puesto que muchas de ellas podrían plantearse mudarse a oficinas o establecimientos más pequeños y económicos, ya que sus necesidades de espacio serán menores.

La era de las soft skills

Ya llevamos algunos años apreciando la creciente importancia que tienen las habilidades blandas de sus empleados para las compañías, y parece que 2023 podría ser el año en el que, las que todavía no se hayan convencido de la necesidad de buscar personal con buenas soft skills, lo hagan.

La incertidumbre que vivimos a todos los niveles está provocando importantes cambios en las formas de trabajar, y los empleados tienen que ser ahora más flexibles que nunca y demostrar que pueden adaptarse rápidamente a las nuevas situaciones

Las empresas necesitan trabajadores que sean competentes hoy y continúen siéndolo mañana, por mucho que las cosas cambien. En consecuencia, a lo largo de este año vamos a ver cómo las compañías se vuelcan en el desarrollo de las habilidades blandas de sus equipos de trabajo. Poco a poco, la formación se va a ir integrando dentro de las obligaciones laborales de los trabajadores, que son conscientes de que deben mantenerse al día en cuanto a conocimientos, habilidades y capacidades, si desean seguir siendo miembros valiosos dentro de la plantilla.

Cuidado de la salud mental

Cada vez son más las voces que hablan sobre la importancia de cuidar la salud mental en todos los ámbitos de la vida, y muy especialmente en el trabajo, porque esto es algo que las empresas han estado obviando durante muchos años. Buena prueba de ello es que las bajas por estrés laboral (síndrome burnout) han crecido de forma alarmante en los últimos tiempos, y ya suponen la segunda causa de incapacidad temporal entre la población activa.

De ahí que una de las prioridades para 2023 sea mejorar el bienestar de los empleados, adoptando medidas que contribuyan a cuidar su salud mental. No se trata solo de darles formación en esta materia, también es necesario que la organización adopte un papel proactivo. Por ejemplo, revisando los protocolos de reparto de tareas para evitar las sobrecargas de trabajo, o implementando medidas que permitan una mejor conciliación de la vida personal y profesional.

Búsqueda del liderazgo efectivo

Poco a poco, el mundo empresarial se ha ido deshaciendo de la figura del jefe autoritario, y la ha sustituido por la del líder. Sin embargo, muchas empresas se encuentran ahora con que sus líderes no consiguen alcanzar las metas que se esperan de ellos, algo que se debe a que no han abrazado el estilo de liderazgo que realmente necesitan, que es el liderazgo efectivo.

Consideramos como líder efectivo a aquel que alcanza los objetivos que se le han planteado a través de un conjunto de personas que forman un equipo de alto rendimiento y que están dispuestas a seguirle, no por su posición de autoridad, sino porque para ellas es un ejemplo y desean ser como él.

Quien ejerce un liderazgo efectivo deja de lado su éxito personal y trabaja para conseguir el éxito de todo el equipo y, por ende, de la empresa. Es una persona inteligente, íntegra, imparcial, con poder de convicción, innovadora, buena comunicadora, entusiasta y orientada al trabajo en equipo.

Muchas empresas destacan que alcanzar el liderazgo efectivo es uno de sus principales retos, pero reconocen que los programas formativos que están implementando no están dando los resultados esperados. Por tanto, una de las tendencias para este 2023 en materia de Recursos Humanos será la búsqueda de nuevas fórmulas que ayuden a hacer que el perfil de líder cambie y se adapte a lo que ahora necesitan las compañías.

Gestión del cambio más democrática

Los empleados actuales son más flexibles, pero eso no significa que no quieran estabilidad. De hecho, una queja común en los últimos años es la referida a que en las organizaciones se están produciendo demasiados cambios. Estos se llevan a cabo de una manera tan rápida, que antes de que los empleados puedan adaptarse ya está cambiando de nuevo la forma de trabajar.

La razón de tanto cambio es que no hay una buena gestión del mismo. La compañía no valora todo lo bien que debería las opciones que tiene a su alcance, y acaba implementado ajustes solo para descubrir poco tiempo después que no están dando los resultados esperados, lo que le obliga a nuevos cambios.

En 2023, la tendencia será mejorar tanto el diseño organizacional como la gestión del cambio, orientándose ambas tareas hacia una esfera más democrática. Los nuevos enfoques de trabajo ya no se impondrán de arriba a abajo, sino que a la hora de hacer cambios se tendrá en cuenta la opinión de los empleados.

Los trabajadores son los que tienen información directa sobre qué funciona y qué no, conocen sus necesidades y las de sus compañeros y, con frecuencia, tienen ideas más claras que las de los directivos, sobre los ajustes que deberían realizarse. Si se tiene su opinión en cuenta, seguramente nos encontremos con una dinámica de cambio mucho mejor gestionada, y no serán necesarios tantos ajustes para alcanzar los objetivos marcados.

Mejorar la experiencia del empleado

La Gran Renuncia, que comenzó en Estados Unidos tras la llegada de la pandemia en 2020, se ha extendido por todo el mundo. Las cifras de bajas voluntarias en los trabajos parecen haberse moderado, pero continúan siendo más altas que cinco años atrás.

La razón por la que muchas personas dejan su trabajo es porque no sienten que vayan a ningún lado en el mismo. No supone un reto para ellas y saben que en él no van a tener posibilidades de desarrollar su carrera. En consecuencia, lo que hacen cuando desean seguir mejorando es solicitar la baja e irse a trabajar a otro sitio.

Una alta tasa de renuncia es un problema para la empresa, que tiene que invertir recursos en abordar un nuevo proceso de selección para encontrar al candidato idóneo para cubrir la vacante. Por eso, la solución pasa por mejorar la experiencia del empleado e incrementar con ello sus niveles de fidelidad. Hacer que se sienta valorado, y darle la oportunidad de desarrollar su carrera profesional dentro de la empresa.

Esta es una de las grandes tendencias en Recursos Humanos para 2023, lograr que los empleados talentosos escojan permanecer en la empresa en lugar de marcharse a trabajar en otro lugar. Para lograrlo, habrá que adoptar estrategias como desarrollar un plan de carrera profesional para los empleados, mejorar su formación, y promover la promoción interna tanto a nivel vertical como horizontal.

Aplicar las nuevas tecnologías al reclutamiento

Las empresas siguen tardando demasiado tiempo en cubrir los puestos vacantes y, con frecuencia, descubren que la persona elegida no ha resultado ser la candidata más idónea. A fin de agilizar y mejorar esta tarea, de un tiempo a esta parte se está incrementando el uso de nuevas tecnologías.

2023 será el año en el que, hasta las compañías que más se han resistido a esto, aboguen por implementar la inteligencia de datos en su proceso de selección. La combinación entre las habilidades y capacidades de los especialistas en Recursos Humanos, y la capacidad para tratar miles de datos en apenas segundos que tienen las aplicaciones especializadas, dará como resultado un proceso de selección que sea mucho más efectivo.

Employer Branding

El éxito del proceso de selección depende de muchos factores, pero uno de los más importantes es la capacidad que tenga la empresa para atraer a candidatos talentosos. Porque de poco sirven los mejores profesionales y las herramientas más avanzadas si la personas que se presentan para cubrir los puestos vacantes no encajan con el perfil buscado.

En este sentido, una de las tendencias de 2023 es la mejora del employer branding o mejora de la imagen que proyecta la empresa como empleadora. La compañía debe ser capaz de “venderse” a sí misma como un buen lugar para trabajar, despertando el deseo de formar parte de ella entre esas personas con talento que están buscando un empleo. Las formas de conseguirlo son muchas: ofrecer teletrabajo, flexibilidad horaria, un buen salario, programa de incentivos, plan de carrera…

Estas son las ocho tendencias en materia de Recursos Humanos que más van a destacar en 2023, y suponen todo un reto para las empresas, que van a tener que empezar ya a hacer cambios si quieren obtener los mejores resultados posibles a la hora de atraer y retener el talento.