Las 5 tendencias clave en Recursos Humanos para 2022

Tabla de contenidos

Desde hace muchos años, el área de Recursos Humanos de las empresas ha desempeñado un papel fundamental para asegurar el bienestar de los trabajadores, con el fin de mantener los niveles motivación y productividad dentro de una organización.   La pandemia del COVID-19 ha marcado un antes y un después en el mundo laboral. Durante estos casi dos años, los departamentos de RRHH se han visto obligados a evolucionar a pasos agigantados por la necesidad de adaptarse a la “nueva normalidad”.   Reinventar nuevas maneras de relacionarse en el ámbito laboral ha marcado este 2021 que ahora se despide dando paso un nuevo año cuyas expectativas están puestas en la consolidación de este nuevo modelo de gestión del capital humano y en aportar más valor empresarial.   Flexibilidad laboral, conciliación familiar, protección del talento o salud mental son algunas de las tendencias que se esperan para el próximo 2022 dentro del área de RRHH de las empresas.  

1. Flexibilidad y comunicación: El nuevo modelo de trabajo

Tras vislumbar las carencias que presentaba el modelo pre pandemia, más rígido y presencialista, el nuevo modelo de trabajo que se afianzará en el 2022 sustenta sus bases en la flexibilidad laboral y en la comunicación bidireccional.   Será una prioridad para los RRHH hacer posible la combinación de la actividad laboral en casa con la presencialidad en la oficina y transformar los espacios de trabajo tanto digitales como presenciales. Las empresas van a buscar un ambiente más flexible y colaborativo, con turnos fijos y rotativos, afianzando la tendencia del hot desking, es decir, espacios de trabajo compartidos que sólo se necesita estar conectados a través de la red para trabajar.   Las salas de reuniones virtuales, jornadas de 4 horas, soluciones de colaboración y formación o realidad virtual para el aprendizaje son algunas de las acciones que también ganarán peso en el próximo año.   Para que este nuevo modelo funcione, la comunicación será esencial. El desafío de los departamentos de RRHH estará en desarrollar una estrategia de organización con una dinámica comunicativa específica que se ajusta a las necesidades de este modelo flexible, es decir, una comunicación bidireccional. La retroalimentación para conocer las opiniones de los empleados y su estado de bienestar laboral, con controles frecuentes entre empleados y gerentes será fundamental para ayudar a detectar los problemas desde el principio.  

2. Protección del talento

La rotación de personal en la que ha desembocado la pandemia ha supuesto un gran quebradero de cabeza para los departamentos de Recursos Humanos este último año. Cuidar y proteger el talento de una empresa será una de las misiones clave para esta área en 2022. Las empresas centrarán sus esfuerzos en retener a los empleados generando un entorno de trabajo atractivo y equilibrado.   Contar con planes de sucesión claros y transparentes, priorizar la promoción, revisar las competencias y salarios y fomentar la progresión profesional de la plantilla serán algunas de las tareas a desarrollar. Las organizaciones deberán incorporar prácticas para retener el talento y reclutarlo como reconocer los logros del equipo, estimular el sentimiento de unidad y fomentar la capacidad de desconexión de los empleados. Estas medidas ayudarán a mejorar la productividad y el ambiente de trabajo.  

3. Bienestar y salud mental

Promover la salud mental es una tendencia generalizada mundial que se ha visto reforzada por la necesidad de palear los estragos que ha causado la pandemia en las personas. Por ello, en el próximo año la salud mental y el bienestar del equipo serán un área clave que deberán abordar los RRHH.   Para ello, ayudará construir un clima para la seguridad psicológica. Se trata de crear un ambiente laboral en la que los empleados se sientan seguros de expresar su opinión sobre el trabajo sin miedo a sufrir consecuencias negativas. Según los expertos, contar con una norma de grupo positiva a todos los niveles de la organización determina una conducta positiva dentro del trabajo y afecta a la satisfacción laboral, la productividad, el rendimiento y el bienestar general de la empresa.   En mayo de 2019, la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconocía oficialmente como enfermedad el ‘burnout’ o ‘desgaste profesional’, trastorno emocional vinculado al ámbito laboral que aparece como consecuencia de una situación de estrés laboral crónico, fruto de la incapacidad para desconectar del trabajo, lo que repercute negativamente en la salud física y mental. Contar con políticas para la mitigación del estrés será clave para cuidar el capital humano de las empresas en 2022.   Para las empresas será indispensable atender y recompensar cuando existen picos de trabajo o situaciones estresantes de los empleados estableciendo una asistencia personalizada, trabajo flexible con horas o días libre para fomentar el bienestar y la resiliencia.  

4. La tecnología y el valor de los datos

Para los profesionales de RRHH cada día es más importante contar con datos como fuente básica de análisis para la toma de decisiones en los procesos de contratación. Contar con herramientas que facilitan el análisis de los datos, permite crear sistemas más eficientes, mejorar la gestión de la fuerza laboral y de los resultados comerciales.   La inteligencia artificial (IA) y el aprendizaje automático están facilitando la optimización de los procesos de selección y el flujo de la contratación y se encuentran en su momento más alto.   Gracias a estas herramientas, ahora es posible que los profesionales de la contratación se puedan centrar en las “softs skills” o habilidades blandas, las habilidades más valoradas según los últimos estudios.    

5. Diversidad, equidad e inclusión

Liderar con el ejemplo hacia una sociedad más igualitaria y diversa está en manos de las empresas y sus departamentos de RRHH. La incorporación de la Inteligencia artificial, también facilita evitar los sesgos inconscientes en los procesos de selección que a menudo dificultan mejorar en este ámbito.   Elaborar un manifiesto de la diversidad, el voluntariado corporativo o contar con un plan de formación en De&I para generar espacios de diálogo sobre las diferentes preocupaciones de los empleados son algunas de las herramientas hacia una estrategia empresarial inclusiva y diversa.   Las tendencias en RRHH evolucionan constantemente y por ello es importante estar atentos a las necesidades de los trabajadores, conocer los problemas sociales o sumarse a los avances tecnológicas para impulsar los cambios, añadir más valor empresarial a la organización y cuidar el capital humano