La diversidad en el trabajo para crear equipos efectivos

Tabla de contenidos

La diversidad y la inclusión son más que ser socialmente equitativos, la clave para formar equipos eficaces es crear una fuerza laboral diversa, pero ¿cómo la diversidad crea equipos efectivos?

Echaremos un vistazo a tres áreas principales en las que sí se nutren correctamente, la cultura empresarial se convierte en un recurso primordial: la diversidad, diversidad de habilidades y estilo de trabajo, y diversidad de opiniones.

La diversidad

Si hablamos de diversidad, puede ser por la raza , cultura , etnia, género, edad, capacidad física, religión, estatus socioeconómico y orientación sexual.

Cuando dos o más personas tienen experiencias de vida muy diferentes, es probable que haya algún tipo de choque arraigado en prejuicios inconscientes. Sin embargo, muchos estudios demuestran que fomentar la apreciación de esas diferencias nos permite no solo minimizar el conflicto, sino utilizarlo para amplificar crecer como personas. 

Es por eso que debemos siempre apostar por la diversidad en el área de trabajo y sobretodo inculcar esa cultura a nuestros trabajadores, pero ¿cómo podemos hacerlo?:

  1. Enseñando y demostrando que hay que ponerse en el puesto de la otra persona para saber cómo se siente. Por ejemplo, puede apostar por actividades en las que se tengan que intercambiar roles o actuar como la otra persona. 
  2. Realiza debates sobre culturas, religiones, etc y luego invita a tus empleados a reflexionar sobre eso.
  3. Crear foros en los que todos puedan contar cómo se siente trabajar con personas de diferentes culturas, religiones, etc.

Diversidad de habilidades y estilo de trabajo

La diversidad de habilidades y estilos de trabajo se refiere a dónde se encuentran los miembros del equipo en su carrera y hacia dónde quieren ir.

Apreciar estas diferencias es importante ya que, mejora la continuidad del negocio a medida que las personas se incorporan y abandonan la organización. Además, mientras que las personas se vuelven cada vez más hábiles en un área específica, se establecen las competencias inconscientes.

Es por esto que es importante, desarrollar las habilidades e intentar agrupar a tu equipo en pares para realizar “tutorías inversas”. En este hay un intercambio de ideas y nueva información sobre habilidades compartidas.

Pero, ¿dónde entran los estilos de trabajo?, estos aparecen a medida que brillan las personalidades individuales. Los estilos suelen ser evidentes en la resolución de conflictos, pero también se manifiestan como niveles de introversión y extroversión, enfoques para la resolución de problemas, toma de decisiones o niveles de atención a los detalles.

Para poder desarrollar el aprecio por los diferentes estilos de trabajo, intenta ofrecer un cuestionario de personalidad que sea dinámico y divertido e intenta animar a cada miembro a compartir sus resultados.

La mayoría de los empleados fluyen entre diferentes habilidades y estilos de trabajo dependiendo de la etapa en la que se encuentren, lo más importante es mantenerlos motivados y hacerlos sentir bien.

Diversidad de opinión

La realidad es que cada persona ve el mundo a su manera, en un entorno de trabajo (incluso uno virtual), es inevitable que surjan conversaciones políticas u otros temas controversiales entre los empleados de vez en cuando. 

Como líder, es fundamental gestionar los posibles choques de perspectivas para evitar que los empleados se sientan infravalorados o despreciados por la organización.

Te dejamos 3 consejo que puedes aplicar si surgen diferencias de opinión: 

  1.  Encuentra puntos en común
  2. Mantente objetivo
  3. No te lo tomes como algo personal

En conclusión…

Mantener una cultura diversa en las empresas ayuda a abrir la mente y tener un entendimiento más amplio de las cosas. Es por ello que es tan importante apostar por procesos de selección diversos y enseñar a sus empleados a valorar la diversidad.