Inbound Recruiting: una gran fuente de talento

Tabla de contenidos

Actualmente, retener o encontrar el mejor talento para una empresa se ha convertido en una tarea muy difícil. Atraer a los candidatos más adecuados para el negocio supone todo un desafío para el departamento de Recursos Humanos, ya que las personas son una fuente de ventaja competitiva en las organizaciones. Es decir, la clave del éxito de una empresa.   La realidad del mercado laboral ha cambiado en los últimos años, y cada vez más personas buscan sentirse identificados con los valores de una marca. Un buen salario ya no lo es todo. Los candidatos, cada vez más informados y exigentes, priorizan otros factores como su tiempo libre, la conexión con el proyecto o con el equipo.   El 80% de las empresas españolas presentan problemas para cubrir sus puestos vacantes. Así lo reflejó en su último estudio la multinacional de recursos humanos ManpowerGroup, “La falta de talento (The talent shortage)”. Es por ello que la capacidad de retener y atraer talento se ha convertido en una prioridad para muchas empresas en 2022.  

¿Qué es el Inbound Recruiting?

El Inbound Recruiting es una metodología clave para la atracción del talento a la empresa. Esta técnica de selección de personal prioriza la búsqueda de perfiles a través de medios especializados. Su objetivo es resultar atractivo al talento adecuado, tanto para los candidatos activos y pasivos, para así captar su atención y fidelizarlos.  

Características de una estrategia Inbound

El Inbound Recruiting tiene sus orígenes en las estrategias de Inbound Marketing. Esta técnica combina diferentes herramientas digitales para atraer y seducir a los clientes, sin resultar invasivo. Esta combinación de estrategias de Marketing con las de reclutamiento, permite a las empresas mejorar la experiencia que ofrece a candidatos y la imagen que tienen sobre la compañía.   Esta nueva estrategia enfocada en las necesidades de las personas, busca ofrecer una experiencia óptima al candidato durante el proceso de selección. Para llevar a cabo un proceso de selección Inbound el departamento de Recursos Humanos deberá tener en cuenta estos 3 valores: la empatía, la transparencia y la autenticidad.
  • Transparencia. Apostar por la sinceridad en un proceso de selección evitará la creación de falsas expectativas y el consiguiente chasco en un candidato. El reclutador debe presentar la empresa tal y cómo es para conseguir la confianza necesaria del posible empleado.
  • Autenticidad. La capacidad de transmitir la esencia de la empresa durante todo el proceso de selección, a través de la comunicación y el trato. Ser auténtico facilitará encontrar al candidato adecuado para el puesto.
  • Empatía. Trabajar con capital humano requiere de la capacidad para entender cómo se siente la otra persona. La base para construir una buena imagen de una empresa se encuentra en el trato, por ello es fundamental hacer sentir bien al candidato durante todo el proceso de selección.

Diferencias entre el Inbound Recruiting con el proceso de selección tradicional

  La metodología tradicional de búsqueda de perfiles era reactiva. Se basaba en publicar la oferta en páginas de empleo cuando una plaza se quedaba vacante y esperar a que un buen candidato aplicase. Debido a la falta de anticipación, la búsqueda se presenta acelerada, para recomponer el equipo a la mayor brevedad posible.   Llevando a cabo una estrategia de Inbound Recruiting es posible contar con una BBDD de perfiles profesionales que, de manera proactiva, y gracias a la imagen de la marca empleadora, se han postulado para formar parte de la empresa.   Una de las prácticas más habituales de esta nueva estrategia es la búsqueda de posibles candidatos a través de redes sociales especializadas en RRHH. Lejos queda el contacto frío con los candidatos del modelo tradicional, del que apenas se contaba con información. Los profesionales del sector se han adaptado a la nueva manera de relacionarnos. Las RRSS acercan las empresas a los candidatos y favorecen la interacción entre ellos.  

Las 4 fases de una estrategia de Inbound Recruiting

La metodología Inbound Recruiting divide el proceso de selección en 4 fases:
  • Atraer al talento
  • Conversión
  • Contratar eficazmente
  • Enamorar durante todo el proceso
Estas 4 etapas permitirán al experto en selección de personal ofrecer la mejor experiencia de candidato posible y enamorarlo de la empresa para aumentar así su compromiso con la compañía.  
Fase 1:  Atracción del candidato
El primer paso a seguir para conseguir al candidato perfecto es llamar su atención. Para ello la empresa debe contar con una imagen fiel y atractiva en el mundo digital. Un espacio propio donde comunicar cuál es su cultura corporativa, la manera de trabajar de la empresa, y poder interactuar con el público objetivo. Esta creación de bienes digitales se denomina employer branding, y estas son algunas de las opciones más populares:
  • Creación una página web con un buen SEO y un blog.
  • Presencia activa en redes sociales personales y laborales
  • Contar con materiales informativos para descarga
  • Newsletter o contacto directo por email
Fase 2: Conversión a candidatos
Facilitar la accesibilidad a una oferta es el segundo paso. A través de una dinámica sencilla y un lenguaje claro e inspirador, la persona interesada aplicará a la oferta de empleo y pasará a convertirse en candidato. El talento rellenará un formulario o se apuntará a un boletín de noticias siempre y cuando sea fácil, rápido y esté adaptado a todos los dispositivos móviles.  
Fase 3: Contratación eficaz
Una vez que hemos dado con el mejor talento, lo mejor es ser ágil. Si se ha transmitido los valores de empatía, transparencia y autenticidad durante todo el proceso, el cierre final será coser y cantar. En el caso contrario, es aconsejable revisar la metodología de trabajo y las herramientas utilizadas en la estrategia de Inbound Recruiting.  
Fase 4: Enamorar
En el Inbound Recruiting el proceso de selección no finaliza con la contratación. Los primeros días de un empleado son fundamentales para su satisfacción con la empresa. Además, es igual de importante atender a las nuevas incorporación en sus primeros días como a los candidatos que no han sido elegido para ofrecer la mejor experiencia de selección y seguir atrayendo a más talento.  

Resultados del Inbound Recruiting

Si consigues ofrecer una buena experiencia durante las 4 fases del Inbound Recruiting, conseguirás enamorar a tu comunidad de talento. Tanto los candidatos descartados como aquellos que contrates, serán promotores de tu marca y recomendarán tu empresa a otras personas.   En definitiva, el Inbound Recruiting aborda una nueva forma de entender la relación entre candidatos, empleados y empresa, y ofrece unos resultados más eficaces que los métodos tradicionales de reclutamiento. Esta metodología funciona como un potente filtro que va dejando pasar solo a las personas interesadas en la empresa.