fbpx

+57 601 5898562

+56 2 2595 2851

+52 55 4161 3942

Estrategias efectivas para atraer y reclutar talento en un mercado competitivo

A nadie le pasa desapercibido el hecho de que las empresas ya no compiten entre sí solo por captar consumidores que deseen sus productos o servicios. De un tiempo a esta parte, vivimos lo que ya se ha calificado como una crisis de talento profesional.

Cada vez es más común que las organizaciones no encuentren personas idóneas para cubrir las vacantes que están ofertando. Es más, cuando se tiene la suerte de encontrar a un buen profesional, resulta complicado conseguir que este desee permanecer en la empresa a largo plazo.

Un estudio llevado a cabo por la Oficina Laboral de Estadística en Estados Unidos en 2022, puso de relieve que, de media, el tiempo de permanencia en un mismo puesto de trabajo es de tan solo cuatro años. Datos que, si observamos la realidad a nuestro alrededor, podemos comprobar fácilmente que son extrapolables a lo que ocurre en Europa.

Esto sucede por muchos motivos diferentes, pero el principal es que la mentalidad de los empleados ha cambiado. Atrás quedaron los tiempos en los que una persona entraba a trabajar en una empresa y desarrollaba allí toda su carrera laboral.

En la actualidad, los trabajadores no tienen miedo de cambiar de empleo. Aquellos que son buenos profesionales, saben que tienen un perfil demandado en el mercado, y eso les da un mayor poder a la hora de decidir dónde trabajar y hasta cuándo hacerlo.

El resultado es que las empresas están un tanto “perdidas” ante este cambio de paradigma. Necesitan talento, pero no saben muy bien qué hacer ni para atraerlo ni para retenerlo.

Por suerte, poco a poco las compañías empiezan a darse cuenta de que este problema tiene solución. Esta pasa por desarrollar una estrategia que convierta a la empresa en un lugar idóneo para trabajar. Que la haga atractiva para quienes buscan un empleo, y también para quienes ya trabajan en ella.

Veamos entonces qué es lo que se puede hacer para atraer y reclutar talento en un mercado laboral que se ha vuelto muy competitivo.

Tabla de contenidos

Desarrollar una marca empleadora sólida

Lo que en el mundo anglosajón se conoce como employer branding no es otra cosa que la capacidad de una empresa para presentarse en el mercado como un buen lugar para trabajar. Algo que depende de la reputación que haya logrado hacerse en este campo.

Una empresa con una buena reputación como empleadora lo tiene mucho más fácil a la hora de atraer candidatos a sus procesos de selección. Su nombre se asocia con conceptos como buena retribución, desarrollo de carrera profesional, medidas de conciliación, etc.

Es una marca que ha sabido transmitir públicamente que se preocupa por el bienestar de sus trabajadores. Pero ojo, que no se trata solo de hacer marketing para mejorar la imagen de la marca.

La imagen que se intenta proyectar debe coincidir con la realidad. En caso contrario, la entidad será capaz de atraer candidatos talentosos, pero no podrá retenerlos una vez contratados, porque estos no tardarán mucho en darse cuenta de lo que ocurre.

Tener una marca empleadora sólida no es algo que se consiga de un día para otro. Detrás de cada compañía que lo ha logrado, hay una estrategia cuidadosamente planificada y mucha inversión de tiempo y esfuerzo para aplicarla.

De forma muy esquemática, aquí tienes algunos de los pasos básicos para tener una marca empleadora sólida:

  • Definir la propuesta de valor para los empleados. Es decir, crear una oferta que resulte convincente para la audiencia objetivo. Para lograrlo, primero hay que saber qué es lo que buscan las personas en las empresas.
  • Construir una cultura organizacional sólida. El punto de partida para tener una buena reputación como empresa empleadora es que la cultura organizacional ponga el foco en crear un ambiente de trabajo positivo, inclusivo y colaborativo. Así como en fomentar la transparencia, la comunicación, y en potencial el desarrollo personal y profesional.
  • Promocionar la reputación de la empresa. Las marcas tienen que “venderse” en el mercado, aunque sean marcas empleadoras. Por tanto, hay que buscar estrategias  que permitan dar a conocer al conjunto de la sociedad qué es lo que hace esa empresa que le merece el calificativo de buen lugar para trabajar.

Implementar programas de referencia de empleados

Estamos en plena era de la transformación digital, y esto ha agilizado mucho los procesos de selección. Sin embargo, en un momento en el que las empresas atraviesan problemas para encontrar candidatos talentosos, tal vez no sea mala idea volver a fórmulas clásicas como el boca a boca.

La plantilla de una organización está compuesta de personas que se han formado y trabajado en lugares diferentes, y esto es algo que la empresa puede aprovechar a su favor.

Un programa de referencias se basa en dar la oportunidad a los empleados de poner en contacto a la empresa con profesionales que saben que pueden encajar dentro del perfil ofertado. Para potenciar este tipo de recomendaciones, algunas empresas están dando recompensas a quienes hayan traído al candidato que ha sido contratado con éxito.

No obstante, si los empleados saben que su empresa es un buen lugar para trabajar, y esta se muestra dispuesta a escuchar su opinión sobre posibles candidatos, los trabajadores no necesitarán ningún incentivo económico para animarse a recomendar a personas que conocen y que saben que se ajustan bien al perfil que se está buscando.

Una forma de darle estructura a este procedimiento es la siguiente:

Comunicación y promoción

Primero, la empresa comunica la existencia del programa a sus empleados y explica qué tipo de candidatos busca, así como los incentivos ofrecidos al empleado que refiera al candidato que finalmente sea contratado.

Identificación de candidatos

A partir de ese momento los empleados empiezan a buscar dentro de su red de contactos personal y profesional candidatos que se ajusten bien a la vacante. Pueden encontrarlos entre antiguos compañeros de clase, ex compañeros de trabajo, familiares, amigos, amigos de amigos, etc.

Recomendación de candidatos

La forma más sencilla de hacerlo es que el empleado pueda recomendar a un candidato potencial a través de un formulario que llegará directamente al departamento de Recursos Humanos. A partir de ese momento, serán los especialistas en reclutamiento los que determinarán cómo sigue el proceso.

Esta evolución de la técnica del boca a boca para buscar empleados tiene a su favor que mejora la calidad el perfil de los candidatos. Porque son personas de confianza, recomendadas por alguien que ya trabaja en la empresa.

Además cuando una persona es contratada por referencia de otro compañero, su tasa de retención en la empresa se incrementa.

A ello hay que sumar que esto reduce los costes de reclutamiento y fortalece el compromiso de los miembros de la plantilla con su empresa. Que se sienten más valorados al comprobar que esta confía en ellos cuando necesita incorporar nuevo personal.

Participar en eventos de reclutamiento y networking

Las empresas suelen participar en eventos en los que pueden encontrar posibles clientes, proveedores y hasta inversores. Pero no le prestan la misma atención a los eventos de reclutamiento y de networking, y esto es un error. Porque resulta que estos son el lugar perfecto para atraer talento y establecer conexiones valiosas dentro del mercado laboral, así como para potenciar la imagen de marca empleadora.

La clave para el éxito está en preparar la presencia en eventos como ferias universitarias. Hay que tener material promocional y enviar al evento a empleados representativos y bien informados, de manera que puedan interactuar con los asistentes y responder a sus dudas de una forma profesional y entusiasta.

Es interesante que esta presencia sea lo más activa posible. Es decir, que no se limite a un mero estand informativo, hay que hacerse notar. Para ello, se puede tomar parte en actividades adicionales como sesiones de networking, charlas informativas o paneles de discusión. El objetivo es conseguir generar impacto en los candidatos potenciales de una forma más personalizada.

Si profesionales talentosos no se postulan como candidatos en ese momento, porque no les interesa el puesto o no se está ofertando un trabajo, es interesante aprovechar la línea de contacto establecida para informarles en el futuro sobre puestos vacantes.

La participación de empresas en eventos de reclutamiento es algo poco común, por lo menos en España y, precisamente por eso, también es una buena idea para diferenciarse de la competencia y presentarse como una opción de empleo para quienes están en busca de trabajo.

Encontrar talento y lograr retenerlo es uno de los grandes desafíos que enfrentan las empresas en el momento actual. Para abordarlo, es necesario contar con un enfoque estratégico y multifacético que incluye tareas como mejorar la imagen empleadora, potenciar los programas de referencias para empleados y participar en ferias relacionadas con el empleo.

En este nuevo paradigma las empresas ya no pueden quedarse de brazos cruzados esperando a que los empleados talentosos llamen a su puerta porque quieren trabajar allí. Es hora de salir a buscarlos y convencerlos de que esa organización es el mejor lugar para desarrollar su carrera.

Deja un comentario



Etiquetas populares


Publicaciones recientes


RESERVA TU DEMO

Ahora puedes probar nuestra demo antes de contratar el servicio. Así podrás descubrir todo el potencial de nuestro software.