fbpx

+57 601 5898562

+56 2 2595 2851

+52 55 4161 3942

+34 919 49 63 32

Estrategias de retención de talento en un mercado laboral competitivo

Hace ya algunos años que venimos observando que la competitividad entre las empresas no se produce únicamente a la hora de captar más clientes para sus productos o servicios. También existe una “lucha” por el talento que está haciendo que el mercado laboral se convierta en un terreno en el que hay que moverse con mucho cuidado.

La tasa de vacantes en España es alta. No tanto como en otros países de Europa, pero sí existen una gran cantidad de ofertas de trabajo que quedan sin cubrir porque no se encuentra a las personas adecuadas para ocupar los puestos.

Dado que encontrar talento es algo cada vez más complicado, las empresas están tomando medidas para tener que acudir lo menos posible al mercado laboral a buscar nuevos trabajadores. ¿Cómo lo hacen? Trabajando todo lo posible la fidelidad de sus empleados. De manera que el talento que ya tienen en la organización no se marche a otro sitio a trabajar.

Porque la marcha de un empleado ya no solo supone perder sus habilidades y aptitudes laborales, sino tener que iniciar un proceso de selección que puede llegar a ser largo y, en ocasiones, infructuoso.

Por eso, una de las tendencias que más se está imponiendo en el campo de los Recursos Humanos, es que las organizaciones pasen a la acción para intentar retener el talento.

Tabla de contenidos

¿Por qué resulta tan importante retener el talento?

Durante décadas, muchas empresas han tenido la mala costumbre de tratar a sus empleados como si fueran un activo fácilmente reemplazable. Por suerte, cada vez son más las organizaciones que empiezan a darse cuenta de que esto no es así. Porque resulta que los integrantes de la plantilla son uno de los activos más valiosos que puede tener cualquier empresa, y es importante retenerlos.

A medida que hemos sido conscientes de que el talento escasea, el mercado laboral se ha vuelto altamente competitivo. Un nuevo campo de batalla en el que las organizaciones tienen que dar lo mejor de sí para atraer candidatos talentosos y, especialmente, para retener el talento interno.

Y es que esta es la mejor fórmula para mantener la continuidad operativa, reduciendo a la vez los costes asociados a los procesos de selección, contratación y entrenamiento de nuevos empleados.

Además, a medida que un empleado pasa tiempo en una organización, se imbuye de su cultura interna. Se identifica profundamente con los valores y los objetivos compartidos, y esto hace que esté dispuesto a esforzarse más por la causa común. Dicho de otro modo, un empleado fiel es más productivo que uno que acaba de incorporarse a la organización y que una persona que, aunque lleva años trabajando en la misma, no se siente del todo cómoda.

A todo ello hay que sumarle la gran ventaja en materia de reputación empresarial que supone para las empresas tener fama de ser buenas empleadoras y mantener a su plantilla contenta. Esto hace que sean mejor valoradas por personas talentosas que están en búsqueda de un nuevo empleo, pero también por los propios consumidores, que se mostrarán más dispuestos a adquirir sus productos o servicios.

Estrategias para retener el talento 

¿Qué es lo que hace que una empresa tenga un alto nivel de rotación de personal y otra mantenga esa tasa en unos niveles bajos y estables? No tenemos una fórmula mágica que explique este fenómeno, pero la experiencia nos dice que la diferencia entre lo que ocurre en una organización y lo que pasa en la otra tiene mucho que ver con la manera en que sus empleados son tratados y con sus condiciones laborales.

Hay muchas estrategias que pueden resultar efectivas a la hora de retener el talento, y cada organización debe ser capaz de encontrar las que mejor le funcionen. Pero hay una serie de medidas que han demostrado ser muy eficaces:

Posibilidades de desarrollo profesional

Incluso la persona más talentosa del mundo empezará a bajar su rendimiento si su trabajo es igual jornada por jornada. Esto es algo inevitable, una consecuencia directa del aburrimiento y de la falta de estímulos y retos. Como resultado, puede que no pase mucho tiempo antes de que ese empleado decida marcharse a trabajar a otro lugar en busca de nuevos desafíos. 

En contraposición, y como medida para estimular la fidelidad de la plantilla, las empresas pueden establecer planes de carrera y de desarrollo profesional. Combinando las tareas diarias propias del puesto ocupado por una persona, con formación que le permita asumir nuevas responsabilidades en el futuro.

Se trata de hacerle ver al empleado que, aunque en este momento quizá su trabajo pueda resultar un poco tedioso, la organización confía en él y le va a dotar de las herramientas necesarias para que no tenga que hacer las mismas tareas una y otra vez durante el tiempo que pase dentro de la misma.

Esto consigue que los empleados se sientan más motivados y más satisfechos con su empresa. Saben que en ella pueden progresar con tiempo y esfuerzo, lo cual es un incentivo para permanecer en la misma.

Cultura organizacional positiva

La cultura de la organización y los valores que imperan dentro de la misma son muy importantes de cara a conseguir que los miembros de la plantilla se sientan cómodos trabajando en ella.

En la medida de lo posible, hay que contratar a personas cuyos valores y convicciones éticas y morales se identifiquen con las que defiende la empresa. Ya que esto facilitará la adaptación. El empleado se sentirá cómodo, y será más complicado que se plantee marcharse a trabajar a otro lugar.

La cultura es algo propio y único de cada empresa pero, en la medida de lo posible, hay que tratar de que valore la diversidad, la inclusión y el bienestar físico y emocional de los empleados. Porque solo así se puede generar un ambiente de trabajo en el que todo el mundo se sienta a gusto.

Equilibrio entre la vida personal y la profesional

Para todos nosotros, el trabajo es algo esencial y necesario. Aunque trabajar se lleva buena parte de nuestro tiempo, nadie quiere que se convierta en lo más importante de su vida. Porque, al margen de la vida profesional, hay una vida personal que también debemos disfrutar. Precisamente por ello, las empresas que adoptan medidas de conciliación tienen una mayor capacidad de retención del talento. Y es que los empleados no quieren arriesgarse a irse a trabajar a otro lugar y perder con ello parte de su tiempo libre.

Existen muchas maneras en las que las empresas pueden contribuir a que los empleados encuentren un mejor equilibrio entre su vida personal y laboral:

  • Ofrecer posibilidades de trabajo remoto.
  • Dar días libres extra en fechas importantes como los cumpleaños propios o de los hijos.
  • Instaurar un sistema de horario flexible.
  • Establecer un sistema de cumplimiento estricto del horario para que nadie acabe trabajando horas de más.
  • Poniendo en práctica la desconexión digital.

Reconocimiento y recompensas

La desmotivación es una de las principales causas de abandono voluntario de un puesto de trabajo. Si una persona está aburrida de hacer lo mismo día tras día y no se siente valorada, no debería extrañarnos que opte por buscar empleo en otra compañía.

De las muchas maneras que existen de reconocer la valía de los miembros de la plantilla, los sistemas de reconocimiento y recompensas están entre los más populares y efectivos. Además, hay múltiples formas de ponerlos en práctica:

  • Primas económicas.
  • Reconocimiento público ante los demás compañeros.
  • Recompensas no monetarias: formación, días libres, etc.

Este reconocimiento no solo motiva a las personas, sino que estimula su sentimiento de pertenencia y consigue que se sientan más vinculadas a la organización. Esto disminuye el riesgo de que se marchen a trabajar a otro lugar.

Comunicación abierta y transparente

Una buena comunicación es un pilar esencial para el buen funcionamiento de una organización a todos los niveles, también en la gestión de Recursos Humanos, y muy especialmente en la retención del talento.

Cuando los empleados no son bien informados, acaban por sentirse al margen de lo que está ocurriendo y perciben que no se les tiene en cuenta. En cambio, si la información fluye de arriba hacia abajo de una manera transparente y clara, se genera un sentimiento de confianza del que va a derivar la fidelidad.

Porque cada miembro de la plantilla puede conocer bien los objetivos que hay que alcanzar y lo que se espera de él o ella. Además, una buena comunicación acaba con rumores negativos relacionados con temas espinosos como despidos, que pueden suponer una auténtica desbandada de los empleados más talentosos.

Lugar de trabajo bien cuidado

En el clima laboral no solo influye el ambiente que existe entre los colegas, también lo hacen el aspecto, la distribución, decoración y dotación del lugar de trabajo.

Si una persona pasa su día a día en una oficina oscura, con mala iluminación, y usando programas informáticos de hace una década, es normal que acabe hastiada y desee marcharse. En cambio, un lugar de trabajo con mobiliario de calidad y ergonómico, una buena iluminación, software actualizado y espacios de colaboración y de descanso, logran que ir a trabajar resulte un poco más agradable, estimulando así la fidelidad del empleado hacia la empresa.

Implementar estrategias como estas que hemos visto, siempre bien adaptadas a las necesidades de cada empresa y de sus trabajadores, puede marcar la diferencia a la hora de retener el talento interno.

Deja un comentario



Etiquetas populares


Publicaciones recientes


RESERVA TU DEMO

Ahora puedes probar nuestra demo antes de contratar el servicio. Así podrás descubrir todo el potencial de nuestro software.