fbpx

+57 601 5898562

+56 2 2595 2851

+52 55 4161 3942

Importancia de la retención del talento en las empresas

Gracias a la globalización, las empresas pueden ahora vender sus productos y ofrecer sus servicios en cualquier lugar del mundo si lo desean. Por otro lado, el teletrabajo permite incorporar a la plantilla a profesionales talentosos sin importar dónde se encuentren. Aunque parece que con la tecnología todo resulta un poquito más fácil, la retención de talento se vuelve más complicada.

Porque los trabajadores tienen acceso a mucha más información. Pueden buscar empleo dentro y fuera de las fronteras nacionales. Además, saben que las empresas están teniendo problemas para cubrir muchas vacantes, y eso les da a ellos algo más de poder a la hora de negociar las condiciones laborales de un nuevo contrato. En consecuencia, si no se sienten a gusto en su puesto de trabajo actual, o si su empresa no les gusta, no dudarán en marcharse.

La fuga de talentos es una realidad para las empresas. Tanto es así, que una reciente encuesta revela que un 45% de las compañías creen que la marcha voluntaria de empleados será mayor este año que la que se produjo en 2022. Pero, ¿por qué preocupa tanto este tema? Veamos cuáles son las razones por la que las empresas desean mantener su tasa de rotación voluntaria lo más baja posible.

Tabla de contenidos

¿Qué es la retención de talento?

Con frecuencia hacemos alusión a este concepto, pero para entender bien de qué estamos hablando es conveniente hacer una aproximación en profundidad al mismo.

La retención de talento es la capacidad que tiene una organización para mantener su plantilla a largo plazo. Para ello, es necesario contar con un entorno y unas condiciones laborales que hagan que los empleados estén cómodos y sientan que están en el mejor lugar posible para trabajar.

La pérdida de talento implica una gran pérdida de dinero, porque habrá que invertir en nuevos procesos de selección y de formación de los nuevos empleados. Además, la marcha de un empleado talentoso puede implicar una pérdida de ventaja competitiva si este decide irse a trabajar a la competencia.

¿Cómo afecta la pérdida de capital humano talentoso a una empresa?

Empaña la imagen que transmite la empresa

Si muchos empleados dejan su puesto de manera voluntaria, la imagen que se transmite hacia el exterior es que esa compañía no trata bien a su plantilla. Esto afectará a la capacidad para atraer candidatos a los procesos de selección, pero también puede causar efectos negativos sobre las ventas, porque la reputación de la empresa a todos los niveles es algo que los consumidores tienen cada vez más en cuenta antes de tomar su decisión de compra.

Disminuye la productividad

Una plantilla en constante cambio lo tiene más difícil para permanecer centrada en los proyectos que están en marcha. No es solo que se haya perdido talento, es que los empleados que permanecen en la empresa se pueden sentir desmotivados y rendir menos.

Los procesos selectivos se dan con más frecuencia y duran más

Cuantos más empleados dejen la compañía, más procesos de reclutamiento habrá que poner en marcha. Si, además, se extiende la idea de que esa empresa no es un buen lugar para trabajar, el número de candidatos dispuestos a cubrir las vacantes será menor, y esto hará que el proceso de selección dure más y tenga un coste mayor para la empresa.

Aumenta el gasto en formación

Por muy capacitada que esté una persona, cuando empieza en un nuevo puesto de trabajo requiere una formación. Por eso, cuanto mayor sea la tasa de rotación en la empresa, más acabará gastando esta en formar a los nuevos empleados para que puedan asumir sus tareas.

Disminuye la capacidad para alcanzar las metas empresariales

Si la empresa tiene que estar centrada con más asiduidad de la que debería en encontrar nuevos empleados, formarlos, e integrarlos en la plantilla, tendrá menos tiempo y recursos que pueda dedicar a la consecución de sus objetivos. Esto dificultará su crecimiento y puede causar problemas graves a nivel económico.

6 razones para retener el talento en tu empresa

Reduce los costes

Obtener beneficios es la principal meta de cualquier empresa, no importa en qué sector opere. Hay muchas formas de ganar rentabilidad, y una de ellas pasa por disminuir los costes. Con menos gastos, aunque los ingresos no se eleven demasiado, la compañía estará ganando más dinero.

De ahí que una de las principales razones para intentar retener el talento en la empresa sea reducir los costes. Porque cada vez que un empleado se marcha se producen una serie de gastos que no estaban previstos:

  • El abono del finiquito a quien deja su trabajo.
  • Horas extra a los trabajadores que asumen las tareas de ese puesto que está vacante, hasta que el mismo sea ocupado.
  • Proceso de selección.
  • Formación al nuevo empleado.

Todos estos costes no existirían (o serían notablemente más bajos) si la plantilla se mantuviera más o menos estable y, por eso, las empresas están tomando medidas para evitar que sus empleados talentosos decidan marcharse a trabajar a otro sitio.

Aumenta la estabilidad organizativa

Los equipos multidisciplinares han demostrado ser mucho más eficientes a la hora de afrontar proyectos y resolver los problemas que puedan surgir durante la ejecución de las tareas que tienen encomendadas, que los equipos conformados por perfiles más homogéneos.

Cuando un miembro del equipo se marcha, siempre hay un desequilibrio. No es solo que haya una persona menos trabajando, es que esas habilidades y capacidades que aportaba ya no están presentes. 

Además, si la conexión con el resto de los compañeros era buena, es posible que estos queden afectados a nivel emocional por su partida.

Todo esto provoca una cierta paralización en la realización de las tareas, y estos retrasos pueden suponer una pérdida de productividad que, de nuevo, se materializa en una pérdida de dinero para la empresa.

Aumenta la productividad y el rendimiento

Los empleados que interesa mantener en plantilla son los que más talento tienen, aquellos que son realmente valiosos para la compañía. 

Si se consigue que los equipos de trabajo se mantengan más o menos estables, la continuidad en la ejecución de proyectos está garantizada. Los empleados estarán centrados en su trabajo, y esto hará que sean mucho más eficaces.

Cuando una empresa no tiene problemas de fuga de talentos es porque lo está haciendo bien a la hora de valorar a sus trabajadores. En consecuencia, estos van a estar mucho más motivados y rendirán más.

Contribuye a construir la marca empleadora

La marca empleadora es la imagen que una empresa transmite como lugar para trabajar. Si en una compañía no hay mucha tasa de rotación voluntaria de sus empleados, esto quiere decir que es un buen lugar para trabajar.

Los aspirantes lo van a percibir así y, por tanto, estarán más dispuestos a participar en los procesos de selección. De esta forma, la empresa lo tendrá más fácil para encontrar nuevos empleados talentosos cuando lo necesite, haciendo que los procesos de selección sean más cortos y más eficientes. Hablando en términos económicos, esto supone un ahorro de dinero en la fase de reclutamiento, que es algo que todas las empresas reciben de manera positiva.

El talento aporta competitividad

Una plantilla conformada por empleados talentosos, capaces de combinar sus capacidades y habilidades y hacer frente a todo tipo de adversidades y de cambios que se produzcan en el mercado, constituye una gran fuente de ventaja competitiva para una empresa.

Sus competidoras pueden tratar de imitar sus procesos de producción, su forma de hacer marketing, etc.,, pero lo que nunca van a poder copiar es a sus empleados. Estos son un activo exclusivo de la empresa.

Fomenta el desarrollo de una carrera profesional

Si los empleados talentosos permanecen en la empresa de manera estable y a largo plazo, van a tener la oportunidad de crecer dentro de la misma, e incluso de llegar a ocupar puestos de liderazgo.

Esto es bueno para los trabajadores y les incentiva todavía más a no dejar su empleo, pero también es muy beneficioso para la empresa. Porque un proceso de promoción interna suele ser más rápido y barato que buscar candidatos para cubrir puestos estratégicos a través de la selección de personal externa.

El capital humano es la mejor inversión para una empresa

De todo lo que hemos visto hasta ahora se deduce que, invertir en capital humano, en cuidar el talento que ya forma parte de la organización, nunca es una pérdida de tiempo ni de recursos. Porque una plantilla estable ofrece numerosas ventajas a las empresas. 

Precisamente por ello, la retención de talento se ha convertido en un objetivo estratégico para aquellas compañías que quieren prosperar en un entorno que es altamente competitivo. Para lograrlo, es necesario implementar prácticas efectivas que ayuden a la retención. Por ejemplo, promover la formación continuada de los empleados, ofrecer el desarrollo de una carrera profesional, tener un buen sistema de comunicación a nivel vertical y horizontal, promover un buen ambiente laboral, fomentar la conciliación, etc.

Conseguir que los empleados estén contentos y no se quieran marchar siempre costará menos dinero y esfuerzo que contar con una plantilla inestable y que demanda atención continua porque en todo momento hay alguna ausencia que cubrir. No cabe duda, conseguir retener el talento es ahora más importante que nunca para las empresas.

Deja un comentario



Etiquetas populares


Publicaciones recientes


RESERVA TU DEMO

Ahora puedes probar nuestra demo antes de contratar el servicio. Así podrás descubrir todo el potencial de nuestro software.