Cómo mejorar la experiencia del candidato

Tabla de contenidos

Durante años las empresas han pensado que, cuando una persona acudía a ellas en busca de un empleo, lo más importante era su necesidad de encontrar al candidato ideal. Con el cambio producido en las relaciones laborales en los últimos años, cada vez más organizaciones son conscientes de lo importante que resulta mejorar la experiencia del candidato.

 

Porque, cuanto más a gusto y más cómoda se sienta esa persona, más se comportará como ella misma. Venciendo los nervios y la tensión. Esto permitirá que la empresa lo tenga un poco más fácil a la hora de saber si está realmente ante alguien que se adapta bien al puesto ofertado.

 

¿Qué es la experiencia del candidato?

 

Lo que los anglosajones llaman candidate experience define el conjunto de sensaciones que experimenta un candidato al pasar por un proceso de selección. Tanto durante el mismo como una vez concluido, con independencia de si ha sido elegido o no para el puesto.

 

En el proceso de selección de personal los roles se están intercambiando. Para las vacantes que requieren una mayor cualificación, son más bien los candidatos los que deciden si quieren o no trabajar con una determinada empresa. 

 

Estamos en un momento en el que el talento escasea y muchas empresas tiene problemas para cubrir los puestos ofertados. Por tanto, es necesario que la percepción general que tiene el candidato sobre la empresa a lo largo del proceso de selección sea lo mejor posible. Y es justo lo que buscamos a través de la mejora de su experiencia.

 

La percepción general hace referencia a los sentimientos, los comportamientos y las actitudes que experimentan los candidatos a lo largo del proceso de reclutamiento y contratación. Desde que envían el currículum hasta que firman el contrato en caso de ser elegidos.

 

Por ejemplo, si alguien nos envía su CV y tardamos más de 15 días en darle una respuesta, estamos haciendo que la percepción sobre nuestro negocio no sea buena.

 

Ahora que el employer branding está tan de moda, y que las empresas quieren mejorar su imagen pública a la hora de atraer y retener el talento, trabajar la mejora de la experiencia del candidato es fundamental. Porque, si no tratamos bien a alguien con interés en trabajar en nuestra empresa, lo más probable es que se vaya con una sensación negativa y hable mal de la compañía, empañando así su reputación.

 

Por otro lado, si la empresa encuentra un candidato talentoso, pero la experiencia de este durante el proceso de selección no ha sido buena, existen más posibilidades de que decida rechazar la oferta. Incluso podría hacer ghosting.

 

Consejos para mejorar la experiencia del candidato

 

Las empresas son cada vez más conscientes de todo lo que hemos señalado hasta ahora. En consecuencia, están realizando importantes esfuerzos para mejorar la percepción general que los candidatos tienen de ellas. Si tú también quieres lograrlo en tu negocio, aquí tienes varias fórmulas que han demostrado ser de mucha utilidad.

 

Haz una buena oferta de empleo

 

Crear una oferta de trabajo parece sencillo, pero no lo es. Muchas veces no se tienen en cuenta ni el tono que debería adoptar la comunicación ni la información que debería haber dentro del anuncio. Esto puede hacer que personas con mucho talento no se interesen por el puesto.

 

En primer lugar, el tono de la oferta debe estar siempre en consonancia con el tono elegido como parte de la imagen de la empresa. Puede ser más dinámico o más formal, según lo que la compañía haya decidido que quiere transmitir.

 

Por otro lado, no hay que olvidar que estamos ante un anuncio. Debemos informar a los candidatos de lo que buscamos, pero también de lo que ofrecemos.

 

Con frecuencia vemos ofertas de empleo con grandes listas de requisitos para los interesados y en las que apenas se hace mención de lo que la empresa está dispuesta a ofrecer.

 

Lo mejor en estos casos es hacer un anuncio que explique de forma clara y precisa el trabajo y las responsabilidades. Incluyendo información esencial como el rango salarial, ventajas adicionales del puesto y sobre los valores de la empresa. Con una redacción sencilla y cuidada.

 

Sé transparente y honesto

 

Hay que ser especialmente cuidadosos a la hora de aportar información a los candidatos. Asegurarse de que la información ofrecida encaja totalmente con la realidad de la empresa.

 

Nunca hay que manipular la información que se da a lo largo de todo el proceso de selección. Esta debe ser siempre lo más honesta y transparente posible. No hay nada peor para la experiencia del candidato que hacer que este sienta que ha sido engañado.

 

Agiliza los procesos

 

Es cierto que el reclutamiento es un proceso que suele alargarse en el tiempo, pero es importante intentar mantener esos tiempos dentro de unos límites aceptables.  

Para empezar, la empresa necesita un proceso de solicitud de las vacantes que sea lo más sencillo posible. Hasta un 60% de los interesados en un puesto pueden decidir no participar en él si comprueban que enviar su solicitud es algo complejo.

 

Si estamos ante alguien que busca empleo, pero no tiene demasiado interés en lo que la empresa le ofrece, seguramente no envíe su CV si tiene que pasar por un proceso largo y complicado.

 

Esto se puede mejorar creando un sistema de solicitud más dinámico. Exigiendo una cantidad de información mínima y que además funcione bien desde cualquier tipo de dispositivo.

 

Por otro lado, es importante respetar el tiempo de los candidatos. No podemos tener a una persona pendiente del proceso de selección durante semanas o incluso meses. Un candidato talentoso permanece poco tiempo en el mercado, así que no hay que dejar pasar la oportunidad.

 

Si el proceso de selección ha sido bien diseñado y es eficaz, en un plazo de una o dos semanas deberíamos haber dado con el candidato adecuado.

 

Mejora la página de ofertas de empleo de tu web

 

Muchas empresas publican los anuncios de sus vacantes disponibles en webs especializadas y en las redes sociales. A menudo se olvidan de que el proceso de búsqueda de candidatos debería empezar en ellas mismas.

 

En algunos casos ni siquiera cuentan con un apartado de puestos vacantes en su página web. Aquellas que sí lo tienen suelen tenerlo bastante descuidado y falto de actualización. Esto es un error y transmite muy mala imagen.

 

Si un candidato ve un anuncio de empleo y acude a la web para informarse mejor, pero en ella no encuentra información sobre el puesto, su percepción no será positiva. Por el contrario, su experiencia mejorará mucho si en el apartado de vacantes encuentra una descripción más amplia sobre lo que busca y lo que ofrece la empresa. Y será todavía mejor si puede aplicar directamente para el puesto desde la web.

 

Aboga por la comunicación

 

No es infrecuente que un candidato se presente para un puesto y luego pase mucho tiempo sin saber nada sobre cómo va el proceso de selección. En algunos casos incluso puede que no vuelva a saber nada de la empresa si no ha conseguido pasar las diferentes cribas.

 

Una persona que busca trabajo puede entender perfectamente que su perfil no se amolde al del puesto ofertado, pero no que la empresa no le tenga al tanto de su decisión. Por eso, hay que potenciar la comunicación.

 

Es importante que los interesados sepan cómo va el proceso de selección y en qué fase del mismo se encuentran, especialmente si han sido descartados. Lo bueno es que hoy en día esto se puede hacer muy fácilmente gracias a la tecnología.

 

Hemos visto cinco formas de mejorar la experiencia del candidato, pero lo cierto es que podríamos mencionar muchas más. Por ejemplo:

 

  • Mantener la relación con candidatos que no han sido elegidos, pero podrían resultar interesantes para la empresa en un futuro.
  • Practicar una escucha activa.
  • Proporcionar al aspirante varias vías de contacto con la empresa y designar a una persona que se encargue de las comunicaciones con él para generar un ambiente de confianza.
  • Usar encuestas de retroalimentación para conocer la experiencia de los candidatos.

 

Las empresas están en un proceso continuo de competencia entre ellas. Ya no solo se trata de vender más productos o servicios, es de vital importancia contar con el mejor talento. Porque los empleados son el mejor activo que puede tener una organización. 

 

Por tanto, cualquier mejora en el proceso de selección es un paso más para ir por delante en esa particular “guerra” por el talento. Si logras mejorar la experiencia del candidato dentro del proceso de selección aplicado en tu negocio, contarás con una importante fuente de ventaja competitiva. 

 

No solo encontrarás a los empleados más talentosos, sino que mejorarás la imagen de la empresa de cara al exterior. Esto hará mejorar la reputación, lo que, a la vez, funcionará como un importante atractivo para que más personas talentosas se presenten a futuros procesos de selección. 

 

Ni lo dudes, al mejorar la experiencia del candidato estás mejorando la capacidad de tu empresa para seguir creciendo.