Claves para reducir la tasa de rotación en la empresa

Tabla de contenidos

En un entorno tan competitivo como en el que nos encontramos actualmente, para las empresas se ha convertido en todo un reto atraer el talento. Pero no basta con atraer buenos candidatos e integrarlos en la plantilla, las organizaciones también deben ser capaces de retenerlos.   De ahí que la conocida como tasa de rotación se haya hecho tan popular. Es importante que las empresas conozcan cuál es la suya e intenten disminuirla. Vamos a ver cómo pueden lograrlo.  

¿Qué es la tasa de rotación?

Es un dato que nos dice cuántos empleados han abandonado la empresa dentro de un período determinado. Esto incluye las bajas voluntarias y también las que no lo son. Es decir, que tendremos en cuenta a aquellos trabajadores que han decidido rescindir su contrato de trabajo, pero también a quienes se han jubilado y a los que han sido despedidos, entre otros.   Para calcularla podemos usar una sencilla fórmula:   Tasa de rotación anual % = (empleados que se han marchado en ese período / (empleados a principio de año + empleados a final de año)) x 100  

¿Por qué es importante reducir la tasa de rotación en una empresa?

Si hay mucho movimiento de personal saliendo de la organización, esto tiene costes directos e indirectos para la misma.   Cada vez que un trabajador se marcha hay que poner en marcha un proceso de reclutamiento, que implica una inversión de tiempo y dinero. Por otro lado, mientras el puesto está vacante, la empresa tiene que redistribuir las tareas asociadas al mismo entre el resto de empleados, lo que puede conllevar el pago de horas extra y, además, afectar al bienestar de sus trabajadores.   Todo esto nos da a entender que para las empresas siempre es mucho mejor que los empleados se mantengan en su puesto. Porque no solo supone un ahorro de costes y evita otros problemas, sino que significa que los procesos de reclutamiento y adaptación han sido satisfactorios tanto para el empleado como para el empleador.  

Razones que pueden incrementar la tasa de rotación

Cuando una empresa detecta que su tasa de rotación es elevada, debe empezar a pensar en tomar medidas para atajarla. Pero, antes de llegar a ese punto tiene que conocer los principales motivos que están dando lugar a que sus empleados se marchen.   Aunque cada uno tendrá sus razones, hay una serie de cuestiones que, con frecuencia, explican que sean los propios trabajadores los que decidan dejar el trabajo:  
  • Han recibido una oferta mejor en otra empresa.
  • No se sienten valorados.
  • Inexistencia de la posibilidad de desarrollar una carrera profesional.
  • Mal ambiente laboral.
  • El puesto de trabajo no es lo que ellos esperaban.
  • Remuneración insuficiente.
  La mejor forma de obtener información sobre el motivo de la marcha de los empleados es preguntarles directamente a ellos. Cuando un trabajador informa de que se quiere marchar, sería conveniente mantener una reunión privada y preguntar (sin presionar) sobre los motivos que le han llevado a esa decisión.   Si nos encontramos con que varios empleados han decidido romper su contrato por el mismo motivo, está claro que estamos ante un problema al que hay que buscarle solución.  

Consejos para reducir la tasa de rotación

Detectada esa causa que está dando lugar a bajas en la empresa, debemos tratarla en primer lugar. No obstante, la organización también tiene que tomar medidas a otros niveles para mejorar la satisfacción laboral de sus empleados y reducir así el riesgo de que estos decidan marcharse.  

Ofrecer flexibilidad

La flexibilidad se ha convertido en uno de los factores que más valoran los empleados. De hecho, las empresas que ofrecen condiciones de trabajo flexibles lo tienen más fácil a la hora de atraer y retener el talento.    La flexibilidad puede ofrecerse de diferentes maneras. Por ejemplo, permitiendo teletrabajar algunos días a la semana, comprimiendo la semana laboral en cuatro días, ofreciendo jornada intensiva o eliminando la rigidez en las horas de entrada y salida.   Medidas de este tipo permiten a los trabajadores integrar su trabajo dentro de su vida, no hacer de su trabajo el eje de la misma. Disponen de más tiempo para sí mismos y para los suyos y esto hace que se sientan mucho más cómodos.  

Priorizar la conciliación

La flexibilidad es una medida a favor de la conciliación, pero se pueden hacer muchas más cosas para que los empleados consigan un adecuado equilibrio entre su vida personal y su vida profesional.   Para empezar, se pueden aplicar medidas de desconexión digital. Evitando que los miembros del equipo reciban llamadas o correos electrónicos relativos al trabajo fuera de su horario laboral.   Otra forma de incentivar la conciliación es evitar, en la medida de lo posible, las horas extra. Asegurarse de que todo el mundo se marcha a casa una vez acabado el horario estipulado.  

Definir y cultivar una buena cultura corporativa

Las empresas son mucho más que entes creados para ganar dinero y a los que los empleados acuden a trabajar. Son entidades que operan dentro de la sociedad y deben tener en cuenta los valores del entorno en el que operan. Por ello, deben contar con una cultura corporativa.    Está integrada por múltiples factores entre los que podemos destacar la presencia de una serie de valores.   Cada empresa debe tener su propia cultura corporativa y asegurarse de que esta es mucho más que palabras. Se deben tomar medidas para que esos valores y objetivos sociales se consigan. Cuanta más afinidad exista entre dicha cultura y los empleados, más a gusto se sentirán estos al ir a trabajar.   Por ejemplo, si una organización ha incluido dentro de su cultura el cuidado de la salud de sus empleados, debería adoptar medidas que le ayuden a lograrlo: ofrecer un seguro de salud, impartir seminarios sobre prevención de enfermedades, incentivar la práctica deportiva, etc.  

Fomentar las oportunidades de desarrollo

Ningún empleado quiere pasar toda su vida laboral ocupando el mismo puesto en la misma empresa, todo el mundo quiere progresar. Todos aspiramos a tener retos profesionales y nuevos estímulos.   Es importante que las empresas sean capaces de ofrecer a sus trabajadores la oportunidad de desarrollar una carrera profesional. Aunque no sea posible un ascenso, al menos debería ser factible una mejora de las capacidades y habilidades de los empleados.   Las empresas que ofrecen formación a sus empleados y se esfuerzan por mejorar las capacidades de los mismos están mucho mejor vistas por las personas talentosas. Y más todavía si la formación no se centra solo en las hard skills sino que también tiene presentes las soft skills.  

Contratar a las personas adecuadas

No podemos pasar por alto el hecho de que una de las causas que motivan la rotación es que no se ha producido una buena adaptación de la persona al puesto de trabajo. Esto quiere decir que algo ha fallado, ya sea el proceso de reclutamiento o el de adaptación.   Si desde el principio no se ha elegido al candidato adecuado, ni este ni la empresa estarán conformes, así que una de las dos partes acabará rompiendo la relación.   Para evitar esto, es aconsejable hacer ofertas de empleo detalladas y claras, que permitan a los aspirantes hacerse una idea real de lo que se van a encontrar si acaban trabajando en esa empresa. Por otro lado, es imprescindible que el proceso de selección de personal tenga en cuenta la posible adaptación de la persona a la empresa a todos los niveles y no solo su formación y/o experiencia.  

Ofrecer una buena remuneración

Aunque los empleados no se mueven solo por dinero, la remuneración es muy importante a la hora de decidir trabajar o dejar de trabajar en un sitio.   Lo que las empresas deben valorar es que la remuneración no solo engloba el salario en términos económicos. A día de hoy tiene un gran peso el salario emocional. Todo aquello que la empresa puede ofrecer al trabajador y que no tiene necesariamente un componente económico.   Algunos ejemplos de salario emocional son el poder tener la tarde libre el día del cumpleaños de los hijos, planes de formación, teletrabajo, actividades de voluntariado promovidas por la organización, beneficios sociales como un plan de jubilación, becas para estudios, etc.   Un buen salario emocional no compensa un mal salario a nivel económico. Los mejores resultados se obtienen al combinar una remuneración económica justa y adecuada con medidas de retribución emocional.  

Mejorar el clima laboral

El clima laboral es el ambiente en el que se desarrolla la actividad laboral. Cuanto mejores sean las relaciones entre los empleados, mejor será ese clima y más satisfechos estarán los miembros de la plantilla.   Para lograrlo hay que tomar medidas contra los empleados tóxicos, favorecer la comunicación a todos los niveles y facilitar la interacción entre los miembros de los diferentes departamentos.   Bajar la tasa de rotación es un objetivo importante para todas las empresas. Hemos comprobado que aplicar un conjunto de buenas prácticas puede dar lugar a resultados muy positivos.    Una tasa de rotación baja es sinónimo de que la empresa lo está haciendo bien y de que sus empleados se sienten a gusto en la misma, y ya sabemos que unos empleados felices y motivados son una de las mejores ventajas competitivas que se pueden tener.   Hirint, plataforma de evaluación inteligente, te ayuda a reducir la rotación no deseada de las empresas mejorando puntos como, la contratación de las personas adecuadas, mejorar tu cultura corporativa, entre otros. Reserva una reunión con nuestro equipo AQUÍ y te contamos cómo hacerlo.