Cómo reducir la rotación no deseada de empleados

reducir la ratocación no deseada de empleados

No hace falta decir que las organizaciones quieren construir y retener una fuerza de trabajo contundente, el conjunto de habilidades y el arduo trabajo del personal deciden el resultado del éxito de su proyecto, por lo tanto, rotación no deseada de los empleados es vital para garantizar la rentabilidad y el éxito comercial.

Sin embargo, a pesar de seguir las mejores prácticas de gestión de recursos humanos, las organizaciones a menudo enfrentan desafíos para descifrar la estrategia ideal para reducir la rotación no deseada de los empleados.

Los responsables de la toma de decisiones tienen la responsabilidad de garantizar y facilitar una cultura centrada en los empleados, teniendo en cuenta los objetivos a largo plazo de la empresa.

En este artículo te ofrecemos algunos consejos que puedes aprovechar al formular la estrategia de retención de empleados, fomentar un entorno de trabajo positivo y reducir la rotación no deseada de empleados.

1. Contratar a las personas adecuadas

La contratación nunca debe ser una decisión espontánea, requiere una planificación y preparación meticulosa para garantizar el ajuste perfecto de los futuros empleados.

Una solución para contratar de forma más eficiente, es la utilización de la evaluación previa de las competencias, el análisis e identificación de estas ayudará a reducir y mejorar la brecha de habilidades ayudando a los reclutadores a contratar el talento adecuado con anticipación. 

Este análisis te proporciona una visión más amplia con respecto al candidato y los gerentes pueden estar preparados para el momento de la contratación. Esta actividad, elimina los costos de contratación de último momento y te ayuda a contratar mejor, para evitar así la rotación no deseada de los empleados.

2. Asignar a la persona adecuada al trabajo correcto

Si el personal no están calificados, pueden sentirse frustrados, agotados y retrasar la entrega, si por el contrario los trabajadores están sobrecalificados, es posible que pierdan interés y sientan que su potencial no se está aprovechando. En cualquier caso, la posibilidad de rotación es alta. Por lo tanto, asignar la persona adecuado al trabajo correcto es importante para garantizar la satisfacción tanto del empleado como del cliente.

3. Optimiza la utilización de la fuerza laboral

Según un estudio realizado por Deloitte  “el 42% de los empleados ha dejado su trabajo por agotamiento”. La sobreutilización puede poner a los empleados bajo una inmensa presión y puede contribuir al desgaste de los empleados. Al mismo tiempo, la subutilización puede conducir a la desconexión y la baja moral. Por lo tanto, optimizar la utilización de los empleados es fundamental para aprovechar sus habilidades al máximo potencial y retenerlas.

Los gerentes deben tener en cuenta que la utilización efectiva no se trata solo de trabajar demasiadas horas. La productividad debe ir de la mano de la utilización . Por lo tanto, deben asegurarse de que el tiempo máximo de los empleados esté reservado para trabajos estratégicos. Pasar tiempo en tareas administrativas no hará que sus habilidades se usen correctamente ni generará ganancias para la empresa.

Los empleadores pueden hacer un uso adecuado de los cuadros de mando para medir y obtener una visión completa de los niveles de utilización de los empleados.

4. Organizar actividades de formación de equipo

Se ha demostrado que facilitar lazos fuertes entre colegas mejora la eficacia y el compromiso de los empleados. Las empresas que hacen un gran énfasis en la retención de empleados deben valorar mucho las relaciones interpersonales. Esto se debe a que los equipos homogéneos dan como resultado una mejor comunicación, menores niveles de estrés y mayor rendimiento.

Según Goremotely , “los equipos extremadamente conectados demuestran un aumento del 21% en la rentabilidad”. Además, si los empleados sienten que han hecho amistades significativas en el lugar de trabajo, es más probable que se queden.

Por lo tanto, los gerentes deben invertir en actividades de formación de equipos para promover una cultura de trabajo cohesiva. Un ejemplo, es el sistema de compañeros: cuando se une un nuevo empleado, se le asigna un mentor del mismo equipo que se ocupa de seguir los protocolos. El sistema Buddy asegura que el nuevo empleado esté bien integrado en el equipo y la empresa. Otras formas de empoderar al equipo son organizar almuerzos mensuales, reuniones informales semanales, actividades de team building, etc.

5. Ofrecer horarios de trabajo flexibles

En la era de la pandemia posterior a la COVID-19, el trabajo desde casa se ha convertido en la nueva normalidad, un equilibrio saludable entre el trabajo y la vida personal es un aspecto esencial de la satisfacción laboral. 

Las horas de trabajo flexibles pueden ser un lujo para empresas específicas, pero ajustar las horas y planificar los tiempos de respuesta les brinda a los empleados un mejor enfoque y da como resultado una mayor eficiencia. Los estudios han demostrado que los horarios de trabajo flexibles pueden mejorar el bienestar de los empleados.

Además, cuando los gerentes consideran las habilidades e intereses de los miembros del equipo mientras asignan trabajo, mejora el compromiso y la productividad de los empleados . Cuando tienes en cuenta los intereses de tu personal, se sienten valorados y los motiva a desempeñarse mejor.

6. Planificar programas de formación y desarrollo

La oferta de programas de formación y desarrollo demuestra el compromiso asumido por la empresa. Los gerentes pueden implementar un Plan de Desarrollo Individual para ayudar a los empleados a alcanzar metas profesionales a corto y largo plazo y mejorar el desempeño laboral actual. La formación facilita el crecimiento personal y permite que los empleados contribuyan mejor y puedan asumir más responsabilidades en el equipo o incluso ser elegibles para puestos más altos.

Los gerentes pueden rastrear el progreso del proyecto y evaluar las fortalezas y debilidades claves del empleado en función de la forma en que realizan las tareas. En base a esto, pueden motivarlos a aprender nuevas habilidades y practicar en el trabajo. Cuando la fuerza laboral siente que sus metas y objetivos están siendo atendidos, es probable que permanezcan en la empresa por más tiempo.

7. Identificar a los actores clave

Toda empresa necesita un grupo de abejas obreras que sean diligentes en su trabajo. Se espera que los empleados se presenten puntualmente y hagan el trabajo correctamente y mantengan el flujo de trabajo. Para hacer crecer su empresa de manera efectiva, necesita nutrir y recompensar a los mejores para mantener la moral de los empleados de aquellos que ponen un poco más en su trabajo.

Según un estudio la identificación de los actores claves aumenta la productividad y mejora estratégicamente el negocio, si se recompensa, ¡existe una alta probabilidad de que se repita!

8. Haz comentarios constructivos con regularidad

Compartir comentarios constructivos con los empleados con regularidad les permite verse a sí mismos desde la perspectiva del empleador. Puede reconocer sus fortalezas y también abordar las áreas de mejora. Cuando saben que sus líderes están promoviendo el desarrollo individual, aumentará sus niveles de motivación y, finalmente, mejorará la retención.

Si bien dar retroalimentación es necesario para ayudar a que su fuerza laboral crezca, también es importante recibir retroalimentación de ellos. La retroalimentación de los empleados en forma de encuestas y sesiones individuales es fundamental para compartir su experiencia, expectativas y hacer que se sientan valorados. 

Si algo no se alinea con sus objetivos, como gerente, puede trabajar en ello y brindarles más oportunidades. Expresar gratitud también debe ser parte de las sesiones de retroalimentación para reconocer su trabajo y esfuerzos.

9. Transmitir el objetivo de la empresa.

Los empleados deben compartir un objetivo común y ser conscientes de hacia dónde se dirigen. El establecimiento de objetivos facilita que el personal de toda la organización tome decisiones teniendo en cuenta los objetivos a largo y corto plazo. Este proceso de alinear los objetivos de la empresa con las tareas de los empleados les ayuda a lograr resultados tangibles.

Además, los empleados son conscientes de cómo su trabajo está ayudando a la organización a alcanzar los hitos. El objetivo o la visión de la empresa debe inspirar a todos los empleados para compartirlo e inculcarlo en sus deberes diarios. Porque si sus empleados no tienen un objetivo establecido, mostrarán una falta de compromiso en el lugar de trabajo que conducirá gradualmente a una rotación inesperada.

En Conclusión…

La fuerza laboral es el motor del éxito de cualquier organización, a largo plazo, las empresas necesitan rentabilidad y éxito para prosperar y seguir siendo relevantes en un mercado en constante evolución. Con una cultura evolucionada centrada en los empleados, los empleadores deben asegurarse de proporcionar un entorno de trabajo optimista para retener a sus mejores talentos.