La escasez de talento aumenta la necesidad de mejorar la experiencia de los empleados

¿Qué haces cuando crees que no se puede encontrar talento? Ese es un problema que ahora se siente especialmente en la industria laboral. Donde la falta de trabajadores capacitados, podría hacer que la transformación en el mundo, sobre todo digital, se detenga en seco. Todos sabemos que la reciente pandemia obligó a muchas empresas a trasladar sus operaciones permitiendo que los todos trabajaran desde casa buscando así mejorar la experiencia de los empleados. Pero el sector del talento en sí no estaba necesariamente preparado para la demanda.

El «problema del talento» tiene divisiones generalizadas. Los estudios muestran que alrededor del 40% de las organizaciones buscan un tercero para ayudar con sus proyectos. Lo que genera retrasos en los proyectos y frustración en general. Pero para las grandes empresas, estos retrasos pueden afectar sus estrategias de crecimiento a largo plazo.

Después de todo, es difícil ofrecer nuevos productos a tus clientes si todavía están atrapados buscando personal que los ayude con el último producto que lanzaron.

Siendo optimistas de que la tecnología innovará para salir de este tipo de problemas a largo plazo relacionados con la escasez de talento. Se dará solo si somos capaces de tapar los agujeros a medio – corto plazo, por lo que se ve necesario mejorar la experiencia de los empleados.

Aún así, por mucho que la tecnología se vea afectada por la reciente escasez de talentos, no es la única industria que enfrenta una falta de solicitantes de empleo.

Se estima que para 2030, más de 85 millones de puestos de trabajo quedarán sin cubrir. Lo que generará más de 8 billones de dólares en ingresos no realizados. Esto incluye industrias como la hotelería, el comercio minorista y la fabricación, industrias en las que el pago y los beneficios no se mantengan al día con el costo de vida o las expectativas de los empleados.

Pensándolo por un segundo: 85 millones de trabajos quedaron vacíos en una era en la que a la mayoría de nosotros nos preocupaba que los robots hicieran que el trabajo humano fuera irrelevante.

Honestamente, este es un momento extraño. Algunos llaman a esto el gran “desajuste laboral”, un momento sin precedentes en el que hay 9,2 millones de puestos de trabajo abiertos luego de una disminución de empleos única en la vida debido a la pandemia mundial, solo para ver que quedan muchos puestos vacantes.

Quizás no sea tan esencial entender por qué se está produciendo este gran desajuste como centrarse en lo que podrían hacer las empresas para prevenir el daño.

¿Qué se necesitaría para poner fin a la gran resignación y así mejorar la experiencia de los empleados?

Realmente creemos que una de las cosas más importantes que deben hacer las empresas hoy en día, ya sea en tecnología, comercio minorista o cualquier otro segmento del mercado global, es analizar detenidamente la experiencia de los empleados y cómo su empresa está a la altura de lo que el empleado realmente quiera ahora.

Informes recientes demuestran que más del 40% de los empleados están considerando renunciar o cambiar de profesión este año. De hecho, 4 millones de personas renunciaron a sus trabajos en abril. ¿Cómo se evita que su empresa quede abandonada? Debemos de mantener felices a nuestros empleados.

Cabe resaltar que durante la pandemia, las expectativas de los empleados cambiaron. Primero, los empleados vieron que muchas industrias podían seguir funcionando gracias a Microsoft Teams, Zoom, Google Meet y otras herramientas de colaboración que mantenían las reuniones y conectividad intactas; de hecho, nos volvimos más productivos. 

Y en muchos casos, recibieron muchas ventajas nuevas, como la oportunidad de trabajar desde casa, un presupuesto para muebles de oficina y, en muchos casos, apoyo para la salud mental. Algunos incluso aprovecharon la oportunidad para mudarse por completo, abandonando el largo y agotador viaje para vivir en un lugar más barato, más tranquilo y más agradable. En ese momento, los empleadores aceptaron esto porque, ¿qué más podían hacer? Necesitaban adaptarse. Necesitaban cambiar. Eso implicó ser flexible para su fuerza laboral. Pero ahora, la pandemia está empezando a descender, aunque a un ritmo errático. Los empleadores quieren volver a la normalidad. Y los empleados, no.

  • Esto significa:
  • Que debemos de continuar siendo flexibles, muchos empleados aún no se sienten cómodos regresando al trabajo y los empleadores deben aceptar esto. Por lo menos no este año, y tal vez nunca. Entonces las empresas que buscan seguir siendo competitivas deberán tener una estrategia que incorpore flexibilidad, especialmente cuando intentan ganar y retener a los mejores empleados.
  • Incorporar en todos tus procesos tecnología. El primer cambio que vimos que produjo la tecnología fue un crecimiento explosivo para productos populares como Zoom, Google Meet y Microsoft Teams. Pero a medida que avanzaba la pandemia, todos hemos sentido la fatiga de las reuniones en línea. Pero ya estamos viendo que la tecnología mejora y optimiza la experiencias de los empleados.

En conclusión la tecnología no es ciencia espacial. Es una comprensión básica de que la forma en que trabajamos está cambiando. Las expectativas y necesidades de los empleados están cambiando. Y las empresas que sigan teniendo éxito serán las que cambien junto con ellas.

En Hirint nos gustaría formar parte de tu proceso de cambio y sobretodo de mejora tanto para ti, para tus empleados y para tus clientes. Tenemos muy presente que la demanda de cambios en la actualidad puede ser dudosa sobre los nuevos requerimientos que necesitas realmente en tu empresa. Pero nosotros estamos altamente capacitados para guiarte y darte toda la información necesaria, no dudes en ponerte en contacto con nosotros, estaremos encantados de ayudarte.