La importancia del liderazgo femenino en las organizaciones

La importancia del liderazgo femenino en las organizaciones

El mundo necesita y siempre ha necesitado desesperadamente un gran liderazgo, ya sea en la política o en los negocios, hablando del liderazgo femenino en las organizaciones, siempre surge una pregunta. ¿Por qué es tan importante el liderazgo femenino en nuestro mundo? Según un informe, el crecimiento de las empresas propiedad de mujeres ha superado en 1,5 veces el aumento general de nuevas empresas.

Las cualidades de un gran líder nunca han dependido del género. La fuerza y los rasgos de personalidad de un individuo constituyen los atributos de liderazgo de una persona, ya sea hombre o mujer. Sin embargo, generalmente se ve que cuando las mujeres asumen el poder como líderes, generalmente se sienten menos animadas y no se las percibe como poderosas en comparación con sus contrapartes masculinas.

Atributos de las mujeres líderes

Tener liderazgo femenino en las organizaciones conduce a un entorno más positivo en todas partes. Es posible que las mujeres no siempre se den cuenta de lo compuestas que están para los logros en puestos de liderazgo, pero su potencial y sus capacidades son irrefutables. La empatía, la mentalidad abierta, la atención plena, el manejo de la presión, la multitarea y la comunicación abierta son algunos de los rasgos innatos de las mujeres líderes que las hacen más sincronizadas con su equipo.

¿Por qué es importante el liderazgo de las mujeres para su organización?

Hoy en día, muchas de las empresas e industrias se están dando cuenta de que las mujeres en puestos de liderazgo no solo aportan importantes beneficios, sino que también son insustituibles en la oficina, la sala de juntas y en la cabecera de la mesa. A continuación se presentan algunas razones por las que la promoción de mujeres líderes debe ser una prioridad para cualquier organización.

1. Las mujeres líderes pueden ayudar a cerrar la brecha salarial de género

La brecha salarial de género es un fenómeno que ha persistido en las organizaciones y lugares de trabajo a pesar de décadas de progreso. Ha pasado mucho tiempo desde que las organizaciones han encontrado una manera de cerrar esta brecha salarial de género.

Una solución prometedora es ofrecer liderazgo femenino en las organizaciones. La brecha salarial de género se parece más a una brecha de oportunidades de género. Se ha visto que cuando los hombres y las mujeres comienzan su progreso desde cero, a los hombres generalmente se les ofrecen más oportunidades que conducen a puestos de liderazgo mejor remunerados.

Para combatir estos problemas, se recomienda ofrecer a las mujeres puestos de liderazgo en las organizaciones. Esto puede ayudar a cerrar la brecha salarial de manera más efectiva.

2. Con diferentes perspectivas, las mujeres líderes pueden ayudar a impulsar soluciones efectivas

Las diversas experiencias y perspectivas contribuyen de manera importante a aportar innovación, ya que diferentes perspectivas conducen a una mejor toma de decisiones. Por lo tanto, las organizaciones con niveles más altos de diversidad tienden a superar a las que tienen menos porcentajes de diversidad.

Cuando las mujeres se convierten en líderes, aportan habilidades, diferentes perspectivas y diferencias estructurales y culturales que, en última instancia, conducen a soluciones efectivas para las empresas ocupadas por hombres. Con diferentes perspectivas y un sentido de conciencia, las mujeres pueden investigar detalles más finos para ver lo que realmente está sucediendo debajo.

Software de evaluación de competencias

3. Una empresa con diversidad de género puede ayudar a lograr mejores resultados financieros

Cuanto más diverso es un lugar de trabajo, más ideas diferentes se unen, lo que impulsa el crecimiento y ayuda a la sostenibilidad de cualquier organización. La diversidad en el lugar de trabajo no es solo una cuestión de hombres frente a mujeres en roles de liderazgo. Se trata de tener una combinación de ambos en toda la organización. La diversidad de género en el lugar de trabajo debería ser el objetivo de toda empresa.

Aumenta la productividad, la creatividad, mejora el rendimiento, la retención del personal y mejora la colaboración. Según un estudio, la mayoría de las empresas con diversidad de género tienen un 21% más de probabilidades de experimentar una rentabilidad superior a la media. Por lo tanto, cuanto más se centren las empresas en contratar talentos diversos, es más probable que aumenten su rendimiento.

4. Las mujeres líderes son mejores mentoras

No se puede negar el poder de los modelos a seguir. Independientemente del género, todas las personas necesitan buenos mentores que les ayuden a progresar en sus carreras. En las áreas de tutoría y orientación de empleados jóvenes, las mujeres líderes se identifican como mejores mentoras en comparación con los hombres.

Uno de los obstáculos que enfrentan las mujeres es que es menos probable que sean asesoradas por hombres y viceversa. Según un estudio, el 29% de las mujeres cree que su género será un obstáculo para el avance. Para superar este obstáculo, es importante colocar a las mujeres en puestos de liderazgo, para que puedan empoderar y orientar brillantemente a la próxima generación de mujeres líderes.

5. Las mujeres pueden negociar en situaciones de alto riesgo

Tener mujeres en el equipo puede mejorar los procesos y mejorar el trabajo en equipo. Del mismo modo, los grupos con más mujeres son mejores para turnarse en las conversaciones, aprovechando así al máximo el conocimiento y las habilidades de los grupos.

En empresas y organizaciones, se ha visto que las mujeres son más efectivas a la hora de negociar y cerrar tratos, incluso cuando hay mucho en juego. Pueden lograr acuerdos y hacer tratos en los que los hombres se quedan cortos, pero primero se les debe otorgar posiciones de liderazgo y autoridad.

En conclusión…

Las mujeres líderes son una necesidad del siglo XXI. Para que las mujeres sean más productivas y revelen su potencial subyacente, es importante que las organizaciones las empoderen con roles de liderazgo, fomentando así la diversidad en el lugar de trabajo. Dado que es una tarea difícil, requiere el apoyo y la cooperación de todas las personas de la organización.