¿Cómo cuidar la salud mental de tus empleados que trabajan en remoto?


Aunque la pandemia de COVID-19 se centra en una enfermedad infecciosa que afecta el cuerpo humano físico. Su impacto ha sido catastrófico para muchos otros aspectos de nuestra salud colectiva, en particular la salud mental. Como empresas debemos de cuidar la salud mental de nuestros empleados.

 

En el informe anual de beneficios que realizo Metlife hace unos meses después de la pandemia reveló que:

 

  • El 44% de los empleados ahora tiene serias preocupaciones sobre su salud física, mental y social.
  • El 80% de los empleados cree que sus empleadores tienen la responsabilidad de abordar su salud y bienestar. Especialmente durante el COVID-19, en comparación con el 73% antes de la pandemia.

 

Otro estudio realizado a principios de 2021 registró un aumento del 50% en la depresión y una disminución del 60% en el enfoque entre todos los empleados de todas las edades en sus lugares de trabajo.

 

En general, casi la mitad de los trabajadores sufrieron de problemas de salud mental desde que comenzó la pandemia de COVID-19.

 

Entonces basándonos solo en estos números, está claro por qué la salud mental de los empleados es una prioridad. Para las empresas cuando intentan amoldarse a un mundo laboral totalmente nuevo que, para la mayoría de las empresas, incluye trabajo remoto. ¿Qué sucede, entonces, cuando las empresas no prestan atención a la salud mental de los empleados? ¿Cuáles son las repercusiones tangibles del agotamiento de los empleados?

 

El agotamiento y la depresión también se superponen, lo que significa que ignorar el agotamiento de los empleados en tu organización puede conducir a desafíos de salud mental. Aún más complejos, sin mencionar el gran impacto que puede tener en la productividad general.

 

Primero, debemos de reconocer que apoyar la salud mental de nuestros empleados no se trata solo de prevenir el agotamiento. Sino de fomentar un lugar de trabajo de apoyo que aborde las necesidades de bienestar de sus empleados sin importar dónde se encuentren.

 

Para hacer eso, te compartimos cuatro enfoques efectivos que las empresas de todo el mundo debería de adoptar para cuidar la salud mental de sus empleados:

 

1. Haz una pausa colectiva

Antes de la pandemia, el 55% de los trabajadores no usaban todo su tiempo de vacaciones pagadas, e incluso cuando lo hacían, a menudo se llevaban su trabajo. Una de las principales razones por las que los empleados dudan en tomarse un tiempo libre es porque les cuesta encontrar el momento «adecuado» y les preocupa que su jefe los juzgue.

 

Y esto ha empeorado después de la pandemia. Como resultado del trabajo remoto a largo plazo, los empleados están ingresando más horas y enfrentan cargas de trabajo más grandes. Mientras tanto posponen las vacaciones porque no hay a dónde ir y sienten que no pueden justificarlo.

 

Un remedio para eso, al que cada vez más empresas comienzan a recurrir después de más de un año y medio en casa. Son los días libres en toda la empresa por motivos de salud mental.

 

Lo poderoso de esta táctica es que demuestra que su empresa se preocupa lo suficiente por la salud de los empleados como para dedicar un período de descanso específicamente para ese propósito. Incluso si eso significa perder esas horas de productividad.

 

2. Abordar la fatiga de las reuniones

El empleado promedio asiste a 62 reuniones por mes, lo que equivale aproximadamente a una quinta parte de sus horas de trabajo en reuniones. No solo están haciendo menos de su trabajo, sino que, en una era de llamadas de Zoom y trabajo remoto. Esto equivale a una pérdida de energía adicional. Esto conduce a la falta de motivación, falta de control y falta de satisfacción con sus logros laborales; todos los signos y síntomas del agotamiento de la salud mental.

 

Una respuesta para mitigar esta fatiga mental de las reuniones es instituir días sin reuniones. Lo ideal es ofrecerle el mismo día todas las semanas para que los empleados puedan disfrutarlo con regularidad. Asi cuidar la salud mental de nuestros empleados nos ayudara.

 

3. Permita que los empleados dirijan su bienestar mental por sí mismos

La mayoría de las empresas reconocen que ofrecer algunos días de vacaciones no alivia, por sí solo, el agotamiento. Por lo que buscan otras formas de ofrecer un apoyo significativo para el bienestar mental de sus empleados. Los programas más populares que han satisfecho esta necesidad incluye clases virtuales de bienestar, suscripciones a aplicaciones de salud mental y sesiones de terapia.

 

Lo bueno de estas opciones, al menos para los empleadores, es que «marca la casilla» de apoyo para el bienestar mental. Y los empleados de cualquier lugar pueden beneficiarse de ellas. Dado que el trabajo remoto puede durar otros dos años, eso es ciertamente una gran ventaja.

 

4. La semana laboral de cuatro días

Si bien hacer cosas como dar a los empleados más tiempo libre y reducir la carga general de reuniones son excelentes prácticas para apoyar la salud mental de los empleados. Estas estrategias representan una pequeña caída en comparación con las 90,000 horas que la persona promedio dedicará al trabajo durante su vida. Se sienten aún menos impactantes cuando el entorno laboral al que los empleados regresan se siente como un ciclo interminable de largas horas y demasiado trabajo.

 

Eso es lo que aborda la semana laboral de cuatro días: Reducir el estrés de los empleados y promover el equilibrio entre el trabajo y la vida al hacer que la vida sea menos laboral.

 

La idea es que con un día libre adicional cada semana, los empleados tengan más tiempo para disfrutar y cuidar regularmente de su hogar y su vida personal. Donde antes luchaban por meterse en sus rutinas diarias o se descuidaban por completo. Cuando el ambiente interno se mantiene regularmente, los empleados están menos estresados y más concentrados. Así serán capaces de realizar tanto trabajo en cuatro días como lo hacen en cinco.

 

A medida que el lugar de trabajo continúe cambiando en los próximos meses inclusive años frente al trabajo remoto e híbrido, sus empleados serán los más afectados por el estrés y la incertidumbre. Esto influirá en su salud mental, sin importar cuán resistentes sean.

 

Siempre debemos de escuchar activamente y aliviar los mayores factores estresantes en la vida de nuestros empleados. Esto puede adelantarse a los posibles problemas de agotamiento y salud mental y distinguirse como un empleador progresista y solidario para el que la gente querrá trabajar. Eso será un poderoso atractivo en estos tiempos en los que los empleadores luchan por encontrar candidatos ideales.